Ocio y Cultura

INVITADA ESPECIAL

Que sean otros cuarenta

La cafetería-restaurante San Siro de Zaragoza celebró ayer sus cuatro décadas de historia con una multitudinaria fiesta en las que se reunieron todos los propietarios que ha tenido este local

Jesús Bernad, Antonio Valenciano, Ángel Bolado, José Manuel Elías y Miguel Clemente.
Que sean otros cuarenta
diego garcía

Cuarenta años que abrió/ Cafetería San Siro/ que siga otros cuarenta/ yo de corazón lo pido". Esta exclusiva letra, creada para la ocasión por el jotero Ángel Esteso, reflejó ayer el sentir de los más de trescientos clientes que llegaron a congregarse en el bar-cafetería San Siro para celebrar el cumpleaños del local. Como todos no cabían dentro, el jolgorio se desparramó por la acera de la calle Costa, donde la rondalla baturra se mezcló con el famoso carro de caballos de La Zaragozana y unas chicas-Martini.

 

Mientras el conductor del carruaje pinchaba barriles de una cerveza especial sin conservantes y corrían los selectos canapés, los más fieles no tenían más que parabienes para el tradicional bar zaragozano. "Son los mejores, su servicio es fabuloso. Llevo viniendo toda la vida, pocos días he dejado de tomarme un café aquí", contaba Ana, vecina de la zona. Algo parecido comentó Carmen Pérez Herrero, para quien "en pocos sitios se está tan a gusto, acudir aquí es como una tradición". Carmen Expósito quiso destacar los pinchos y tapas del San Siro: "Todo es excepcional: la tortilla, las gambas rebozadas y, por supuesto, las empanadillas de atún".

 

Y es que... ¿qué tendrán la empanadillas de este sitio, que todo el mundo repite? "Que son caseras cien por cien", afirmó rotundo José Manuel Elías, uno de los tres socios actuales. Porque otro momento mágico del aniversario fue la reunión de cinco de los seis propietarios que ha tenido el local a lo largo de estos cuarenta años: Ángel Bolado (que lo fundó junto a su hermano Ramón, el único ausente anoche), Miguel Clemente y los tres hosteleros que lo gestionan ahora, Jesús Bernad, Antonio Valenciano y José Manuel Elías. Salvo este último, todos los demás llevan vinculados al negocio prácticamente desde sus inicios, y coincidieron ayer plenamente en una cosa: el lujo del San Siro es contar con una de las mejores clientelas de Zaragoza. "En realidad, la fiesta está pensada para agradecer la fidelidad de todos nuestros asiduos, porque es verdad que sin ellos no estaríamos ahora celebrando este cumpleaños", matizó Bernad.

 

Tan claro tienen que lo primero son sus clientes que los actuales propietarios no dejaron de trabajar en toda la noche junto al resto de camareros (Magín, María, Mariela, Susana, Teresa, Carlos y José Luis), ajenos a la expectación que despertaban entre quienes paseaban por la zona. Y ajenos también al interés que suscita en Zaragoza un local por el que han pasado personalidades tan dispares como el Príncipe Felipe, Sara Montiel, Francisco Rivera o Verónica Forqué. "Por supuesto que nos encanta que vengan, pero les tratamos igual que a cualquier otro cliente", explicó Elías. Y ese parece ser el secreto de un éxito que ya dura cuarenta años: que todos se sientan bien tratados.

Etiquetas