Despliega el menú
Ocio y Cultura

URREA DE GAÉN

Aparencen materiales del siglo I y IV en las excavaciones de "La loma del Regadío" turolense 

En la localidad turolense de Urrea de Gaén se han destapado hasta el momento 25 dependencias que se distribuyen de acuerdo a la articulación clásica de este tipo de viviendas.

Las excavaciones en la villa romana de "La Loma del Regadío", en la localidad turolense de Urrea de Gaén, han destapado hasta el momento 25 dependencias, entre la "pars urbana" y la "pars rustica", y materiales datados entre el siglo I y el IV.

Este es el balance que hoy ha presentado el presidente de la Diputación de Teruel, Antonio Arrufat, de los trabajos arqueológicos que la institución provincial viene realizando, a través del Museo de Teruel, en el yacimiento.

Hasta ahora, el Museo de Teruel ha excavado sobre unos 1.447 metros cuadrados edificados equivalentes a 25 estancias que se distribuyen de acuerdo a la articulación clásica de este tipo de viviendas romanas: una serie de dependencias vinculadas al área residencial o "pars urbana", junto a un bloque de espacios específicos y cohesionados destinados al procesamiento de productos agrícolas, la "pars rustica", según ha informado la Diputación de Teruel.

La villa romana de "La Loma del Regadío", en la comarca turolense del Bajo Martín, en la localidad de Urrea de Gaén, se localiza en un pequeño promontorio, de unos 6.700 metros cuadrados y elevado unos 20 metros respecto a su entorno inmediato, en un paraje conocido como "El Regadío", un área de fuerte potencial agrícola del valle del río Martín y en la margen derecha de la depresión del Ebro. El yacimiento es uno de los mejores ejemplos aragoneses de asentamiento romano tipo villa de época bajoimperial.

Las primeras referencias acerca de la existencia de este yacimiento arqueológico proceden del Círculo Hades de Espeleología y Arqueología, un grupo que inició sus actividades en 1953 y que se dedica al estudio de cuevas y yacimientos arqueológicos aragoneses.

En 1959, como consecuencia de una serie de obras que afectaron negativamente al enclave, se puso al descubierto un mosaico y, entonces, el Museo de Teruel llevó a cabo una actuación de urgencia que permitió la excavación y posterior extracción, traslado y depósito del pavimento romano en su sede.

Los trabajos, que continuaron en 1960, sacaron a la luz el peristilo de la villa, un amplio espacio de 25 por 3 metros, pavimentado con un mosaico de "opus tessellatum" y ornado en sus muros perimetrales con estucos pintados con motivos geométricos y florales.

El Museo de Teruel viene desarrollando anualmente la excavación de "La Loma del Regadío" con el objetivo de analizar el proceso de romanización en las comarcas meridionales de Aragón.

La campaña de este año ha contribuido a la reducción del desempleo en la comarca del Bajo Martín, con la contratación de jóvenes parados, que han recibido formación especializada en técnicas de excavación y conservación del patrimonio.

También, por primera vez, estudiantes y licenciados de las especialidades de Historia o Humanidades han participado en la campaña de excavaciones.

En total han sido 22 personas las que han trabajado, durante los meses de mayo a septiembre de 2009, en el yacimiento romano, entre arqueólogos, restauradores, estudiantes y peones.

Las excavaciones arqueológicas del Museo de Teruel en "La Loma del Regadío", que han tenido un presupuesto en 2009 de más de 54.000 euros, han contado con el apoyo económico del Gobierno de Aragón a través de la Dirección General de Patrimonio.

Etiquetas