Ocio y Cultura

FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

Los horrores de la guerra, en Nanjing

La cuarta jornada del certamen donostiarra acogió hoy la película bélica china 'City of life and death' y el drama familiar francés 'Making plans for Lena'. Desde San Sebastián, CARMEN PUYÓ

Chiara Mastroianni, en San Sebastián
Los horrores de la guerra, en Nanjing
JUAN HERRERO/EFE

Tras el huracán provocado por la presencia de Brad Pitt y los 'malditos bastardos' de Tarantino, la cosa se ha calmado bastante en San Sebastián. La lluvia que no nos había abandonado desde el primer día parece remitir, y el sol hizo amagos hoy de volver a salir, así que por lo que a parte meteorológico se refiere, vamos mejorando. En el capítulo de estrellas, no se anuncia de momento ningún otro bombonazo de Hollywood, aunque hay grandes figuras, tanto nacionales como extranjeras, entrando y saliendo continuamente de la capital donostiarra. De momento, en las últimas horas han llegado Robert Duvall, protagonista de una de las películas que van a competición, 'Get low', y también el realizador Jim Jarmusch, que presentará 'The limits of control', y Michael Wintterbottom, codirector de 'The Shock Doctrine'. En lo que se refiere a la sección competitiva, la cuarta jornada del certamen acogió dos nuevas producciones, una de China y otra de Francia; la una, bélica, la otra, un nuevo drama de corte familiar de esos a los que tan aficionados se han hecho los franceses en los últimos años.

La masacre de Nanjing

El director chino Lu Chuan, autor de otros títulos como 'The Missing Gun' o 'Mountain Patrol', presentó hoy 'City of life and death', un filme sobre los horrores de la guerra, que se quiere antibelicista y en el que, con profusión de detalles, se narra la masacre de Nanking, a cuyos más de treinta mil civiles y militares asesinados tras la rendición de la ciudad está dedicado este trabajo.

 

A lo largo de dos horas y cuarto, rodando con gran angular y en blanco y negro, Chuan muestra lo que sucedió en la capital provisional de China, en 1937, cuando fue tomada por el ejército japonés. Es lo que se conoció posteriormente como 'La violación de Nanjing'. Así, asistimos a fusilamientos en masa de soldados, asesinatos de civiles, violaciones de mujeres y niñas a las que los japoneses convierten en sus esclavas sexuales. Son los horrores de una guerra especialmente cruel y en la que no hay lugar, como muestra la película, para el más mínimo gesto de ternura.

Son muchas las sensaciones contradictorias que me ha producido 'City of life and death'. Agradezco que una historia, real como lo fue aquella masacre, interese al cine e interese al festival donostiarra. Pero también es cierto que Lu Chuan cae en unos cuantos excesos. Durante toda la primera hora, entre espectaculares imágenes de los desastres provocados, es excesivo el griterío, y agobiante el movimiento de cámara y de masas, y todo para darle vueltas durante sesenta minutos a los mismos conceptos. Aun así, pese a que esta historia no está bien contada y se recrea demasiado en los aspectos más crudos y crueles de lo sucedido, contiene elementos en mi opinión muy acertados, y valiosos, y una visión bastante certera de lo que supone sobrevivir en una ciudad devastada siendo perdedores y víctimas.

La segunda película a competición del lunes fue la francesa 'Making plans for Lena', de Christophe Honoré, quien el año pasado también acudió a San Sebastián para presentar 'La belle personne'. Con Chiara Mastroianni como protagonista, volvemos a encontrarnos con otro de esos dramas familiares que tanto nos están vendiendo nuestros vecinos en los últimos tiempos. En este caso, la historia se centra en una joven, madre de dos hijos y que se está divorciando. Sus relaciones con los padres, los hermanos, los hijos, los amigos, su permanente angustia vital, su continuo malestar, centran el argumento de un filme bastante decepcionante.


Etiquetas