Despliega el menú
Ocio y Cultura

LIBROS

Fernando Iwasaki critica, con humor, la sociedad del 'reality show'

El escritor presentó en Los Portadores su libro de relatos 'España, aparta de mí estos premios' (Páginas de Espuma)

El escritor peruano, de origen japonés, Fernando Iwasaki.
Fernando Iwasaki critica, con humor, la sociedad del 'reality show'
Oliver duch

Fernando Iwasaki (Lima, Perú, 1961) evoca al chileno Roberto Bolaño, a quien reseñó y publicó desde muy pronto, para explicar una de las imágenes de su nuevo libro 'España, aparta de mí estos premios': "Bolaño decía que los escritores pieles rojas como él salían a cazar premios búfalo" para ir sobreviviendo. Esa es una aparente paradoja de un volumen de relatos unitario que critica "cómo la vida cotidiana se ha convertido en un espectáculo, en un 'reality show' y cómo la sociedad civil ha sido secuestrada por las audiencias, por la publicidad, por la superficialidad".

 

Los protagonistas de sus textos no son personajes latinoamericanos, sino japoneses que se han integrado bastante bien en España, en cualquier región (en Euskadi, por ejemplo, en "Cataluña con un perfecto acento de Vic") y en cualquier disciplina: algunos restaurantes vascos tienen chefs japoneses.

 

Fernando Iwasaki ha escrito un libro desternillante, irónico, lleno de humor. "He querido demostrar que un libro de relatos se puede escribir con la misma minuciosidad e intensidad que las novelas, y que tiene una idea central, una documentación exhaustiva y un trabajo detrás largo y meditado. A mí este libro me ha ocupado tres años". Añade que todo -los personajes, las citas- ha sido muy estudiado. "He tenido en la cabeza un conjunto de libros fundamentales: el cuento 'Sensini' de Bolaño; 'El amante bilingüe' de Marsé; 'La tía Julia y el escribidor' de Vargas Llosa; 'Rashomon', el cuento de Akutagawa y la película de Kurosawa; 'Historia universal de la infamia' de Borges, en concreto la pieza 'El impostor inverosímil Tom Castro'. En el fondo la mayor parte de mis personajes son auténticos impostores, gente de la que no se espera lo que hace".

 

¿Por qué, entonces, los premios literarios como materia obsesiva del libro? "Son el pretexto -dice-. Las bases de algunos concursos literarios son auténticos corsés que los escritores burlan a su manera. Las bases son a menudo auténticamente delirantes, casi inverosímiles. Con todo, hay autores que son capaces de escribir cuentos que se ajustan a cualquier concurso". Lo mismo sucede con sus personajes: Iwasaki recuerda que los japoneses no solo dominan el flamenco, sino que se integran en la cocina, en la gastronomía, en la arquitectura o en el fútbol.

 

El libro consta de tres partes: la redacción de las bases, el relato ganador y el fallo del jurado, compuesto por muchos amigos suyos; cada cuento comienza por una frase de uno de los miembros del jurado. Los cuentos están inspirados en hechos reales, en apuntes que ha ido acumulando a lo largo de los años. "Este libro no es una crítica de la sociedad literaria. Es una invitación a reírse de una España exagerada y absurda".

Etiquetas