Despliega el menú
Ocio y Cultura

ESPERADO ESTRENO

Hasta el cielo y más allá

Los estudios Pixar, vinculados a Disney, han revolucionado, y para bien, la animación. Con cada nueva producción dan un paso adelante y nunca defraudan, contentando al público familiar y a los expertos. Un año después de la brillante ‘Wall-E’, regresan a la cartelera con ‘Up’, filme calificado de obra maestra por la crítica en la que muestran a un viejo cascarrabias deseoso de cumplir su sueño y trasladarse a Latinoamérica, para lo que coloca miles de globos en su casa y esta echa a volar. Compartirá viaje, para su sorpresa, con un ‘scout’ regordete y bonachón.

Las películas de Pixar superan con creces a sus competidoras. No solo por su virtuosismo visual (esta vez más evidente porque ‘Up’ se ha desarrollado con tecnología 3-D, formato en el que se exhibe en varios cines aragoneses), sino porque sus guiones van más allá y no se limitan a hacer guiños cinéfilos o referencias a la cultura popular comprensibles por los espectadores. Ante todo intentan contar una historia, no ofrecer simplemente una serie de gags más o menos afortunados. Sus largometrajes incluyen situaciones divertidas que entretienen a los niños y, al mismo tiempo, una lectura más profunda dirigida a los adultos. Y, por si fuera poco, sus creadores demuestran, además de un avispado ojo comercial, que aman el cine y sus formas de expresión.

La ternura, la aventura, la melancolía y la fantasía se dan cita en ‘Up’. Mucho se ha hablado de sus primeros minutos, en los que se resume la vida del protagonista, Carl Fredricksen. Una existencia de alegría, pero también dolor, con la pérdida de su mujer y un hijo. Tras el breve prólogo, Carl (para cuyo físico se inspiraron en Spencer Tracy y Walter Matthau) se nos presenta como un vendedor de globos viejo y bastante gruñón. Cansado de la ciudad, anhela recorrer América del Sur, zona que no pudo llegar a conocer junto a su esposa. Dispuesto a rendirle tributo y recuperar su espíritu aventurero y la alegría de vivir, Carl emprende el viaje con su casa voladora. Más tarde se percata de que tiene un polizón: se trata de Russell, un explorador de ocho años que desea hacer una buena acción y ganarse una medalla. En su periplo se encontrarán con perros habladores (entre ellos Dug, su futura mascota), un pájaro gigante y el malvado Charles Muntz.

Éxito de crítica

La crítica es unánime: ‘Up’, realizada por Pete Docter (‘Monstruos S. A.’) y Bob Peterson, es una maravilla, para muchos un futuro clásico del cine. Pero, como siempre, juzguen ustedes mismos. No se descarta que sea nominada a los todavía muy lejanos premios Óscar en alguna categoría que no sea la de animación, como ya ha ocurrido con ‘Ratatouille’ o ‘Wall-E’. Quién sabe, quizá aparezca en la de mejor película, sobre todo considerando que habrá diez candidatas en lugar de las cinco habituales.

‘Up’ marcó recientemente un hito al ser la primera obra de animación empleada para inaugurar el prestigioso Festival de Cannes, señal del interés que ha despertado. Y eso que meses atrás había analistas que alertaban de que Pixar había ido demasiado lejos al poner como protagonista a un anciano, personaje con el que corrían riesgo de no conectar con los niños y, por lo tanto, un funcionar tan bien en taquilla. De momento en Estados Unidos, sin haber arrasado, ha recaudado la nada desdeñable cifra de 300 millones de dólares.

El veterano Luis Varela (el jefe Antúnez de ‘Camera Café’), un experto actor de doblaje, pone su voz a Carl en la versión española. También colaboran el periodista Matías Prats y los populares aventureros Miguel de la Quadra-Salcedo y Sebastián Álvaro (‘Al filo de lo imposible’).

Quien tenga ganas de ver más cine, que no se preocupe: mañana viernes llegan Sam Raimi con su terrorífica gamberrada ‘Arrástrame al infierno’, John Malkovich con ‘Desgracia’, las comedias ‘Sex drive’ y ‘Un trabajo embarazoso’ y la argentina ‘No mires para abajo’.

En HERALDO.es tendrán toda la información.

Etiquetas