Despliega el menú
Ocio y Cultura

FESTIVALES

Pirineos Sur se pone a bailar con las rumbitas de Ojos de Brujo

Marina, en primer término, en una imagen promocional de 'Aocaná', el último álbum de Ojos de Brujo
Pirineos Sur se pone a bailar con las rumbitas de Ojos de Brujo
HERALDO

No todo iba a ser la ambición rubia. Esta noche también habrá ración de 'malaje' moreno. Marina 'la Canillas', la cantante de Ojos de Brujo, es la otra gran mujer de armas tomar que hoy se sube a los escenarios aragoneses y que demostrará, en el pantano de Lanuza, cómo es capaz de desmontar al público a fuerza de palmas, jaleos y cantes por soleás.

Esta auténtica 'sultana de mercaíllo' llega bien rodeada para presentar los nuevos temas de 'Aocaná', el disco del combo barcelonés que salió la pasada primavera al mercado. Canciones como 'Todos mortales', 'Donde te has metío' o 'Perico y Juliana' sonarán con duende y mucha inspiración rumbera, en una noche en la que el grupo volverá a echar mano de su 'dub stile' y de algún que otro artista invitado para realizar colaboraciones. En el disco, Ojos de Brujo cuenta con la participación de Chano Domínguez, los raperos Kumar y Tote King, o Mayito Rivera -vocalista de Los Van Van- y, dado que esta edición de Pirineos Sur se consagra al Atlántico Negro, algún que otro desbarro mestizo de rumba catalana y flamenca con posos de son cubano sonará... No se descarta, tampoco, que el grupo se arranque con alguna jotica -varios miembros de la banda tienen ascendencia aragonesa- y, por descontado, casi al final del concierto llegará el turno de 'Ná en la nevera', el clásico más canalla de Ojos de Brujo, que acostumbra a convertirse en un fin de fiesta de magnitudes apoteósicas. La guitarra de Ramón Jiménez, 'alma máter' de la banda, proporciona la raigambre a una música, a la que los 'scratching' de DJ Panko y la percusión de Maxwell Wright dan un aporte de energía y vitalidad.

Ojos de Brujo regresa al primer escenario 'no catalán' que pisaron al principio de su carrera, dado que fue en Lanuza donde ofrecieron su primer concierto fuera de la Comunidad que los vio nacer ya 13 años. Desde entonces han pasado por Pirineos Sur en dos ocasiones, desplegando lo mejor de 'Barí' y 'Techarí', los trabajos que precedieron al 'Aocaná', que significa 'ahora' en caló y que hoy se traen debajo del brazo. En 2010 este nuevo álbum dará el salto a Estados Unidos, Japón -donde tienen una buena parroquia de fieles- y Latinoamérica. No en vano, ODB -como les conocen sus seguidores- ya han recogido un Grammy Latino y han sido distinguidos en los BBC Awards como mejor álbum de eso que dan en llamar 'world music'.

Del corazón de Huesca

Marina y los suyos pondrán, además, el broche a las 17 noches de conciertos de esta 18ª edición de Pirineos Sur. Mañana aún queda tralla, pero será en sesión vespertina. Esta noche, antes de que Ojos de Brujo despliegue todo su poderío sobre las aguas de Lanuza, habrá hecho lo propio Lizana, una formación oscense que también le da a los cantes clásicos como el martinete, la taranta, o los fandangos, así como a los festeros tangos y bulerías.

Lizana, considerados los nuevos valores del flamenco de la tierra, se beneficia de las experimentadas voces de 'Tutero', Raúl 'de Molotes' y de la jovencísima y potente garganta de Belén. La banda exhibirá buenas maneras en su incursión expeditiva en los lenguajes flamencos, de la mano del 'Teto' Giménez, el piano del 'Nano', el cajón de 'Marquitos' y los bailes del 'Solico' y 'Chinchulín', que también desfilarán por Lanuza.

Y, como se ha dicho, de forma feliz e insólita, la presente edición de Pirineos Sur se clausurará mañana, a partir de las 18.00, con un concierto en el que los Titiritéros de Binéfar presentarán su nuevo disco -para todos los públicos- titulado 'Es un pañuelo'.

Etiquetas