Despliega el menú
Ocio y Cultura

HISTORIA

La vida cotidiana de las "bravas zaragozanas" de los Sitios, analizada en un libro

Tras 5 años de investigaciones, Nuria Marín publica 'Mujeres', en el que incluye 13 biografías de heroínas y explica su contexto histórico

Cuenta Nuria Marín que, cuando ya estaba inmersa en la investigación de las biografías de varias heroínas de los Sitios de Zaragoza, de repente sintió "curiosidad por saber cómo era el mundo en el que se desenvolvían las 'bravas zaragozanas' que defendieron la ciudad, cómo eran las leyes de entonces, sus trabajos, sus diversiones..." Por eso, además de un compendio con el perfil biográfico de 13 de ellas -unas conocidas y otras no-, quiso componer un libro que ayudase a comprender cómo era la vida cotidiana de esas mujeres, más allá de las circunstancias excepcionales y trágicas que les tocó vivir.

 

El resultado es 'Mujeres. Los Sitios de Zaragoza (1808-1809)', el libro que acaba de editar la Fundación del Bicentenario de los Sitios como broche final de las celebraciones de este acontecimiento histórico.

 

Entre las cosas que Marín narra -y apoya con reproducciones de documentos de la época- en este volumen está que en aquella época la mujer no tenía derecho a la educación elemental (de hecho, en la capital aragonesa solo había dos escuelas para niñas: La Enseñanza y Santa Rosa), que no se instituyó hasta la Ley Moyano de 1856. También señala que las mujeres no tenían por sí mismas capacidad jurídica (dependían del varón, fuese padre, marido o tutor) o que los gremios de artesanos se oponían a que ellas pudiesen ejercer determinados oficios para ganar dinero.

 

Cosas todas ellas que no impidieron que, con la llegada del ejército francés, las mujeres "asumieran la defensa de la ciudad y entregasen sus vidas junto a los hombres" entregándose sin reservas y contribuyendo a combatir al invasor. Marín desea que su libro sirva "para hacer justicia a muchas mujeres anónimas" cuyos nombres no han pasado a los anales como los de Agustina, la condesa de Bureta o la madre Rafols, pero que bregaron como pudieron en esa "cruenta guerra".

 

El número de biografías que sí se incluyen con nombre y apellidos en 'Mujeres' no es casual. Son 13 luchadoras a las que el general Palafox llamaba su 'bravas zaragozanas', según explicó Marín: "Palafox se preocupó mucho de conseguirles pequeñas pensiones y tuvo para ellas un reconocimiento. Gracias a eso existen informes donde aparecen sus nombres".

 

Entre ese puñado de féminas, Marín destaca a varias. De la Condesa de Bureta elogia el "vigor y carácter" que la animaron en todo momento para "luchar mucho por no ceder nada de su patria a manos extranjeras. Cita la "personalidad arrolladora" de Manuela Sancho y el trabajo "de espionaje importante y arriesgado" llevado a cabo por Josefa Amar y Borbón, a la que califica como "la intelectual por excelencia, una de las mujeres más cultas de su tiempo".

 

Pero también subraya historias menos conocidas, como la que da fe del valor de Josefa Buil, la única heroína que fue condenada a muerte en los Sitios. "Buil se enfrentó al general Suchet, le dijo que por qué quería fusilarla por defender a su patria y le preguntó si él no haría lo mismo por Francia. Y Suchet, ante estas palabras, la dejó ir, pero le dijo que se quitase de su vista y se fuera de Zaragoza. Así que ella se marchó a Barbastro y montó allí una red de espionaje", relata Marín.

Etiquetas