Despliega el menú
Ocio y Cultura

EN VIVO

Víctor Manuel pisa tierra aragonesa para "cantar una vida" en tres conciertos

El veterano cantautor ofrece esta semana dos actuaciones en el Teatro Principal de Zaragoza y una en el Festival de Alcañiz

El cantautor Víctor Manuel, en una foto promocional de su gira 'Vivir para cantarlo'.
Víctor Manuel pisa tierra aragonesa para "cantar una vida" en tres conciertos
HA

"Cantar ¿qué? Yo diría que cantar una vida". Así resume el director teatral José Carlos Plaza lo que Víctor Manuel se proponía hacer cuando lo llamó para preparar los conciertos de su última gira. Una serie de actuaciones que se ha titulado, precisamente, 'Vivir para cantarlo', y que hoy llega a Zaragoza.

El Teatro Principal de Zaragoza servirá hoy y mañana (21.00) de escenario a Víctor Manuel para sendos conciertos, y el público turolense tendrá además la oportunidad de escucharlo en Alcañiz el próximo sábado, en el anfiteatro Pui Pinos (23.00).

 

En realidad, 'Vivir para cantarlo' no es solo un concierto. Es una ceremonia íntima en la que el artista se reúne con el público para compartir algo más que canciones: su propia biografía y la de sus temas, el cuándo, el cómo y el porqué de esas pequeñas historias o poemas musicados que han jalonado su trayectoria desde aquella primera gira que "cabía en un Mini, y no es una forma de hablar".

 

Víctor Manuel no considera a todo su repertorio digno de este repaso 'en familia' y reconoce que hay algunas canciones que "nunca debieron haber nacido". Por eso en 'Vivir para cantarlo' estarán únicamente esos temas "que considero fundamentales para explicarme a mí mismo", explica el cantante.

Y cita una larga lista de títulos, algunos marcadamente personales, otros teñidos de compromiso político y aun otros fruto de inquietudes sociales o humanas sin ideología mediante. Entre ellos están 'El abuelo Vítor', 'Quiero abrazarte tanto', 'Solo pienso en ti', 'María Coraje', Ay amor', 'Canción para Pilar', 'Para la ternura siempre hay tiempo', ¿Qué te puedo dar?' o '¿A dónde irán los besos?'.

 

Puede que suenen todas, o no, porque el artista tiene mucho donde elegir y cada recital nace con aspiraciones de ser único e irrepetible. Casi una confesión, una charla entre amigos sin concesiones a lo espectacular. Solo Víctor Manuel y dos músicos respaldándole (su hijo David San José y Ovidio López), en "una caja negra y luces acotando el espacio", sin alharacas que distraigan al público. Como él mismo dice, son la palabra y la música las únicas protagonistas de este encuentro con unas canciones que "no quieren apelar a la nostalgia, quieren simplemente testimoniar el paso de un tiempo que por todos nosotros ha pasado".

 

José Carlos Plaza, que ha dirigido la escueta puesta en escena de 'Vivir para cantarlo', asegura que el resultado es "un concierto donde la palabra lucha con la música en un combate tan equilibrado que nunca sabes si prefieres oírle cantar o escuchar sus reflexiones".

Etiquetas