Ocio y Cultura

DE CINE

Un niño muy jotero... y con superpoderes

El pequeño Anchel Pablo, ganador de concursos de jota por toda la Comunidad, rueda su quinto corto, en el que la magia tiene un papel protagonista

Anchel, en el Garaje Aragón, donde rodaron el fin de semana.
Un niño muy jotero... y con superpoderes
ÁNGELA IBAÑEZ

No es extraño que el joven Anchel esté involucrado en un proyecto sobre magia. Interpreta, en su último trabajo para un cortometraje, a Ángel, un niño con poderes. O, al menos, eso cree. Pero es que se necesitan habilidades especiales para tener 11 años, sacarse el curso -"las notas me han ido muy bien", quiere dejar claro-, participar en cada certamen de jota que se celebra en la Comunidad -y ganar muchos de ellos- y, además, rellenar sus pocos huecos libres para actuar delante de la cámara.

 

Muchas vocaciones, pero una principal. "Quiero dedicarme a la interpretación, aunque también me gusta mucho la jota, en la que ya llevo tiempo", cuenta. Y no miente, porque empezó a cantar con solo cuatro años, y ya se ha hecho con más de 20 premios en la categoría de infantil. El más importante, el Certamen Oficial de Jota de Zaragoza. Y en dos ocasiones.

 

Pero el pasado fin de semana se olvidó del cachirulo y el traje de baturro y lo cambió por el abrigo, la bufanda y los guantes. Sí, hacía calor, pero eran exigencias del guión. Porque Anchel es el protagonista de 'Poderes', un corto ambientado en Navidad y que le ha tenido trabajando hasta las cuatro de la madrugada. "Le daba lo mismo -confiesa su padre, Fernando- porque salía a las 3 saltando y contento. Iba cantando en el coche hasta Épila, donde vivimos". "Es que ha sido un rodaje muy divertido, aunque sea de noche", replica él. "Además -añade-, el domingo pudimos levantarnos tarde".

 

Y es que el domingo, mientras en el centro de Zaragoza no se veía ni un alma, en un piso de la calle de Costa todo era actividad. Se filmaban los últimos planos del cortometraje y Anchel Pablo aparecía, junto sus padres, a eso de las 14.00. "Los tres días de rodaje me tocaba actuar. Pero ha estado muy bien, todo el mundo ha sido muy atento conmigo y hemos trabajado como una piña", dice con profesionalidad. Y es que ya llevaba otros cuatro cortos a sus espaldas -"aunque dos solo duraban treinta segundos", matiza-, además de su aprendizaje en la escuela de cine para niños y jóvenes Un perro Andaluz de Zaragoza.

 

Así, era de los miembros más experimentados de toda la 'troupé' que ha trabajado en 'Poderes'. El propio director y guionista, Jacobo Atienza, lo confirma: "Nos lo aconsejaron en su escuela y han sido todo facilidades, es el corazón de esta película, también a nivel personal. Y da el perfil al 200%, tanto a nivel físico como interpretativo. Creo que, en poco tiempo, lo veremos levantando alguna estatuilla", aventura Atienza. "Me gustaría en el futuro interpretar de todo, también musicales -replica el chaval-. Mis amigos me dicen que me voy a hacer famoso, pero yo soy un mandado". En esta ocasión, por Jacobo, en el que es su primer trabajo detrás de la cámara.

 

"Yo soy empresario aficionado a la escritura -explica-, pero siempre quise dedicarme a esto. Así que un amigo me sugirió que me apuntara a un curso de Escritura de Guión de la SGAE y el Ayuntamiento de Zaragoza". Allí, su proyecto fue seleccionado y ha acabado rodándose, con la ayuda de muchos de sus compañeros de clase. "Esto no es 'Salvar al soldado Ryan', pero casi", dice con humor Atienza, para quien esta experiencia ha sido "como si juegas a la lotería por primera vez, y va y te toca".

 

A pesar de que lo sobrenatural está presente en el trabajo, el director confirma que, de fondo, hay una historia personal. "De pequeño, jugaba en Huesca con un chico más pequeño a que yo le daba poderes. El niño se lo creía tanto que era capaz de hacer cosas extraordinarias porque pensaba que tenía magia. Aunque lo he adaptado ahora con algún tinte dramático, ¡a nosotros nunca nos pasó nada!". Ese niño, para la gran pantalla, será Anchel, en este cuento de Navidad? rodado en julio.

Etiquetas