Despliega el menú
Ocio y Cultura

FUNERAL DE MICHAEL JACKSON

Despedida planetaria a Michael Jackson

Aunque hasta hoy no se conocerán las cifras de audiencia televisiva y el seguimiento en Internet, ya puede decirse que el funeral de Jackson se ha convertido en uno de los hitos más multitudinarios de la historia reciente. A los 20.000 'afortunados' que pudieron seguir en directo en el estadio Staples Center de Los Ángeles la ceremonia con la que se quiso dar el último adiós al artista, se le sumarán millones de personas -dicen que mil millones- que, como se pudo ver también a través de conexiones en el festivo funeral, seguían el evento desde África, Asia o Europa.

Dos horas antes de que arrancara el multitudinario homenaje, la familia despidió al cantante en un acto privado en el cementerio de Forest Lawn, un emplazamiento exclusivo situado en las colinas de Hollywood, en donde reposan celebridades como Humphrey Bogart o Sammy Davis Jr. Aunque no se esperaba, los familiares accedieron a trasladar el cuerpo hasta el recinto de Staples Center donde todos los asistentes pudieron contemplar por última vez a su ídolo.

Con unos veinte minutos de retraso comenzó el homenaje con las palabras del artista Smokey Robinson, quien leyó una serie de mensajes dirigidos a la familia de Jackson, entre ellos el de la cantante Diana Ross y el de Nelson Mandela. Los miles de seguidores de Michael Jackson aplaudieron a la entrada del dorado féretro del rey del pop que fue recibido entre cánticos de un coro gospel. El ataúd fue llevado a hombros de sus hermanos, quienes le homenajearon poniéndose el mítico guante blanco de lentejuelas que caracterizó a su fallecido hermano.

Muchos fueron los artistas que decidieron dar el último adiós desde el escenario a Jackson. Artistas de la talla de Stevie Wonder, Mariah Carey, Lionel Richie o Jennifer Hudson, que realizó una emotiva interpretación del tema 'Will You Be There' acompañada de un coro gospel, así como estrellas del deporte como Magic Jonhson o Kobe Bryant. El espectáculo fue dirigido por el coreógrafo Kenny Ortega, encargado de preparar con Jackson sus conciertos veraniegos en Londres.

Mariah Carey fue la primera en actuar, muy emocionada y con lágrimas en los ojos, con la canción 'I'll Be There' que hizo famoso al artista en sus primeros pasos como cantante junto a los Jackson Five. Muy emocionado también actuó su gran amigo Stevie Wonder que interpretó la canción 'Never Dreamed You'd Leave In Summer' compuesta expresamente por Michael para su amigo.

Después subió al estrado la representante de los congresistas de color Sheila Jackson y mostró un certificado que anuncia que el Congreso de Estados Unidos ha concedido al artista el "estatus de icono" del país porque "cambió la vida de las personas y será recordado siempre". Jermaine Jackson cantó en memoria de su hermano 'Smile', de Charles Chaplin, y después Brooke Shields, gran amiga de Jackson desde la infancia, pronunció un discurso, pese a que la emoción apenas le permitía hablar. La actriz citó un pasaje de la novela 'El Principito', refiriéndose a que, para ella, Michael no era 'el rey' sino 'un principito'.

El momento cumbre del homenaje se produjo cuando todos los amigos y compañeros de Michael subieron al escenario para interpretar al unísono la canción 'We Are The World', un himno de paz compuesto por Jackson para acabar con la hambruna en Etiopía.

Cuando parecía que todo había acabado, la familia Jackson al completo se encaramó al escenario y la propia hija de Michael, Paris, tomó el micrófono para decir, entre lágrimas, que Michael había sido el mejor de los padres posibles.

Etiquetas