Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

UN POCO DE HISTORIA

La condesa y la baronesa, noble cita en Fonz

Fonz fue el lugar del histórico y emotivo encuentro, por primera vez después de dos siglos, entre la condesa de Bureta y la baronesa de Valdeolivos

La condesa (derecha) y la baronesa.
La condesa y la baronesa, noble cita en Fonz
AYUNTAMIENTO DE FONZ

La cita fue en Fonz, dos siglos después. Aparentemente se trató de una conversación cordial entre dos amigas que repasaban viejos recuerdos. Pero de trasfondo había un hecho histórico: era la primera vez en 200 años que la condesa de Bureta y la baronesa de Valdeolivos se veían cara a cara. Ambos títulos los ostentó la heroína de Zaragoza María de la Consolación de Azlor y Villavicencio, que pasó a la historia como condesa de Bureta. Recibió el de baronesa de Valdeolivos al casarse en segundas nupcias con el oscense de Fonz Pedro María Ric, otro gran héroe por mérito propio: fue regente de Aragón y presidente de la Junta Suprema de Gobierno en el segundo Sitio.

 

De aquel matrimonio entre dos héroes de los Sitios nació una niña de la que solo vive una descendiente directa: María Concepción Otal Martí, actual baronesa de Valdeolivos, quien recibió con los brazos abiertos a la condesa viuda de Bureta, María del Carmen Izquierdo. "Después de dos siglos, fue un encuentro bonito, muy entrañable", describe la condesa de Bureta. "Conchita -como se le conoce a la baronesa- es encantadora, y celebramos vernos con una ilusión tremenda, como si fuéramos amigas de toda la vida".

 

También hay elogios por parte del albacea de la baronesa y alcalde de Fonz, Enrique Badía, hacia la condesa. "A todos nos emocionó, pero especialmente para la baronesa fue muy emotivo encontrarse, después de tanto tiempo, con la condesa de Bureta".

 

Atrás quedan algunos malentendidos que impidieron durante dos siglos la reunión entre las personas que ostentan los dos títulos nobiliarios. Todo viene porque en Fonz causó disgusto que María de la Consolación de Azlor quisiera seguir llamándose condesa de Bureta en vez de baronesa consorte de Valdeolivos, título que debería haber ostentado desde el 1 de octubre de 1808 al casarse con Ric.

 

Pero el tiempo y la buena voluntad de las personas todo lo cura, y la cita del pasado 24 de mayo dio por zanjadas aquellas rencillas. Badía destaca que María Concepción Otal ha querido que perdure el patrimonio familiar donándolo todo gratuitamente al Gobierno de Aragón, incluido el palacio con los muebles, valiosos cuadros (entre ellos 14 bayeus), y un importante archivo de heráldica y genealogía. Este gesto da medida de la generosidad de la baronesa, única (y última, al no tener hijos) descendiente directa, en cuarta generación, de dos héroes de los Sitios.

 

Carmen y Conchita se conocieron gracias a la la intercesión de tres buenos amigos de la Asociación Cultural Los Sitios de Zaragoza: Carmela Mondéjar, Santiago del Val y Nuria Marín, biógrafa de la condesa de Bureta. Ahora, hay otra cita pendiente, pero esta vez en Bureta. "Tenemos que devolver la visita", apunta el alcalde de Fonz. Y Carmen Izquierdo también se muestra deseosa de recibir a su noble amiga.

Etiquetas