Despliega el menú
Ocio y Cultura

LITERATURA

Javier Tomeo indica al lector "dónde le aprieta el zapato" en su nueva novela 'Pecados griegos'

El escritor oscense Javier Tomeo indica al lector "dónde le aprieta el zapato" en su nueva novela 'Pecados griegos' (Bruguera), aunque escribe sin moraleja, apuntó que "si el lector se reconoce en algunos de los problemas que plantea la historia, la propia obra le facilita el camino para que se cure".

En una entrevista, el autor aragonés confesó que no se considera "un escritor enviado de Dios, esos que creen estar en posesión de los remedios para arreglar los males del mundo". l pretende, sencillamente, contar la historia y que el lector se dé cuenta de dónde "le duele el zapato".

Afirmó que sus novelas son "abiertas, donde será el lector quien tenga la última palabra". De este modo, el que se acerque a la obra será quien le otorgue "su propia visión de acuerdo con sus experiencias, vivencias y sensibilidades", dijo.

Reiteró que es el lector quien "decide por que puerta debe regresar la reina --Fedra-- a su castillo, dando la oportunidad de una novela interactiva" y aconsejó a éstos que se decantaran por la "Fedra de Eurípides, más que por la de Racine".

'Pecados griegos' transcurre en una apacible noche en la ciudad de Trecene (Grecia), donde el enano Godofredo, gran conocedor de las artes ocultas y la adivinación, mantiene una conversación con la esposa del rey Teseo, Fedra. sta le presenta diferentes inquietudes que no la dejan descansar y Godofredo le consuela narrándole pasajes de las grandes historias de la literatura griega.

Tomeo apuntó que es "una historia de los problemas que tiene Fedra cuando un enano, adivino y republicano, le anticipa su muerte y ella no quiere reconocerse en la predicciones de éste, hasta que finalmente se rinde ante la fuerza de los acontecimientos".

Presentó la novela como una narración "amable y divertida que hay que leer en profundidad, porque muchas de las situaciones que se plantean en la Grecia, extraña y anacrónica, se detectan en la sociedad moderna, como el egoísmo o la falta de comunicación a niveles profundos".

Atraído por la civilización helena, reseñó que "los anacronismos voluntarios que se dan en la obra le permiten dar a los acontecimientos que se narran la profundidad y el sentido especial que requieren".

El enano Godofredo es otro ejemplo del gusto de Tomeo por los "personajes anormales. A este respecto, resaltó que "le resulta más fácil escribir sobre la gente desgraciada que sobre la gente feliz" y explico que cuando de un cojo o de un ciego como en 'Problemas oculares', se refiere a la dificultad que tienen los humanos para encontrar el camino que más les interesa".

Asimismo, destacó que se vive en "un régimen de colisión de derechos, donde se ha montado una sociedad basada en el éxito personal, en la capacidad de consumo y en la competencia con el vecino". Añadió que se da una sociedad con "muchos náufragos y pocos salvavidas".

Aunque confesó que "la novela no presenta fórmulas magistrales, se sentiría contento si al menos sirve para dar solidez a la vida del lector". Su pretensión es divertir, pero dando un paso más allá de la sonrisa, pues afirmó que le gustaría "que la obra provocará una serie de preguntas y que las respuestas que el lector encontrará fuesen positivas".

Muchos de los escritos de Tomeo se han trasladado al teatro, tanto en España como en otros países, como es el caso de Francia. En este sentido, aseguró que ha escrito la obra como "una novela de media distancia", donde usa la práctica el modelo de economía del lenguaje, por ello son tan cortas". Apuntó que "la decisión de llevarla al teatro o no, dependerá de los dramaturgos, algo que él no es".

Además, consideró que "literatura escrita y la que se hace para actuar no coinciden, pues las palabras tienen distinto peso específico, es decir, pueden tener el mismo sentido, pero quedarán expuestas de forma distinta".

Licenciado en Derecho en la Universidad de Barcelona, en los ochenta se consagró como uno de los mejores narradores españoles contemporáneos. De su producción destacan 'Los amantes de silicona', 'El canto de las tortugas' o 'El cazador de leones'.

Etiquetas