Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

HISTORIA

Así se rindió Zaragoza en 1809

Una ofrenda floral en la plaza del Portillo recordará hoy que se cumplen justamente 200 años de que se entregara Zaragoza. La capitulación fue, quizá, el episodio más duro de la historia de la ciudad

HERALDO. Zaragoza Actualizada 21/02/2009 a las 14:22
Etiquetas
21 Comentarios
Zaragoza conmemora el 200 aniversario de la capitulación de la ciudad.JOSÉ MIGUEL MARCO

Hoy, día en que se cumplen doscientos años de la capitulación, la Asociación Los Sitios de Zaragoza ha organizado un pequeño acto conmemorativo. A las 11.45, en la plaza del Portillo, se realizó una ofrenda floral en el punto exacto donde los defensores de Zaragoza entregaron las armas. Participaron, además de los miembros de la asociación, representantes de distintos colectivos, como Voluntarios de Aragón, que están desempeñando un importante papel en las conmemoraciones.

 

El 20 de febrero de 1809, a mediodía, el mariscal Lannes, duque de Montebello, general en jefe de las tropas napoleónicas; y Pedro María Ric, presidente de la Junta de Defensa, firmaron la capitulación de Zaragoza. Al día siguiente, hoy se cumplen justamente doscientos años, se produjo la entrega efectiva de la ciudad. El segundo asedio se saldaba para el bando español con 54.000 muertos y 12.000 prisioneros; para el bando francés, más de 3.000 muertos y un número no cuantificado de heridos. La ciudad quedó prácticamente arrasada, y casi nada quedó de aquella urbe que fascinara a los viajeros desde el siglo XV.


En su 'Diario', Jean Belmas describió lo ocurrido el día 21 con una prosa estremecedora: "La ciudad presentaba un escenario espantoso. Se respiraba un aire infecto que sofocaba. El fuego, que todavía consumía numerosos edificios, cubría la atmósfera con un espeso humo. Los lugares a los que se habían conducido los ataques no ofrecían más que montones de ruinas, mezcladas con cadáveres y miembros esparcidos. Las casas, destrozadas por las explosiones y el incendio, estaban acribilladas por aspilleras o por agujeros de balas, o derrumbadas por las bombas y los obuses, el interior estaba abierto por largos cortes para las comunicaciones. Los fragmentos de tejados y de vigas suspendidas amenazaban con aplastar, en su caída, a quienes se aproximasen (...) Los hospitales estaban abandonados; y los enfermos, medio desnudos, erraban por la ciudad como sombras lívidas que salían de las tumbas, expiraban en medio de las calles. La plaza del Mercado Nuevo ofrecía un espectáculo desolador: gran número de familias cuyas casas habían sido invadidas o destruidas, se cobijaron bajo las arcadas; allí, los viejos, las mujeres, los niños yacían mezclados sobre el pavimento, con los moribundos y los muertos. En este lugar de sufrimiento no se oían más que los gritos arrancados por el hambre, el dolor y la desesperanza".

"Triste y conmovedor"


Louis François Lejeune fue más conciso pero también contundente: "La columna española desfiló en formación con sus banderas y sus armas -escribió-. Jamás un espectáculo más triste ni conmovedor vieron nunca nuestros ojos".

En el capítulo V del documento de rendición, que puede verse estos días en la Lonja, en el marco de la exposición sobre 'Los Sitios', se especificaba que "todos los habitantes de Zaragoza y los extranjeros, si los hubiere, serán desarmados por los alcaldes y las armas puestas en la puerta del Portillo el 21 a mediodía". Y así se hizo. Los supervivientes, amenazados por el tifus y las epidemias, tuvieron que someterse a las nuevas autoridades y soportar duras humillaciones. Lannes no entró en la ciudad hasta el 5 de marzo, después de haber exigido la limpieza de cadáveres en las calles. Entró por la puerta del Portillo y se dirigió al Pilar, donde presidió un 'Te Deum' en acción de gracias por la victoria obtenida. Los combatientes que se negaron a entrar en servicio para las tropas francesas, fueron conducidos presos a Francia.

Las humillaciones llegaron después de una traición. Aunque en el apartado VII de las condiciones de capitulación se subrayaba que "la religión y sus ministros serán respetados, y serán puestos centinelas en las puertas de los principales templos", el mismo día de la rendición, por la noche, los franceses asesinaron al padre Boggiero. Fue arrancado de su convento, cosido a bayonetazos y arrojado al Ebro desde lo alto del puente de Piedra.


  • Lizarrabengoa26/02/09 00:00
    Siento gran pesar al leer palabras de los propios Aragoneses de hoy, los descendientes de esos gigantes que lucharon y murieron aqui hace 200 años, hablan de progreso, de libertad, de la democracia que traían los franceses. Estos Aragoneses de hoy desconocen la realidad misma, el hambre imperialista, la obsesión por la destrucción, la violación y el saqueo que dominaba a esos hombres, desde los obligados polacos del ducado de varsovia, que vinieron a zaragoza a morir por engaños de bonaparte, como italianos y los propios franceses, desde el soldado raso hasta el oficial que ansiaba las riquezas españolas. El pueblo español lucho por la defensa de la religión contra la laicidad y la falta de valores, y por su propia libertad, que en esa época era su rey Don Fernando, la lástima es que este personaje fuera tan felón y dejase al sufrido pueblo en la miseria más absoluta. Pero por supuesto que Francia era una potencia invasora que venía a subyugarnos y a saquearnos, como efectivamente hicieron hasta que la avaricia del coroso terminó por arruinarle. Aunque se liberase, España perdió muchísimo, y esto no se le puede personar jamás a Francia. No es rencor, es conocimiento de la historia, y si la olvidamos, nos condenamos a repetirla.
  • javier22/02/09 00:00
    A Irak también le llevaban la democracia y la modernidad, pero a un pueblo no se le puede obligar a lo que no quiere. Hay que dejar que siga su propio ritmo. Eso pasó aquí, y Zaragoza luchó por la libertad y la independencia.
  • Nova Numantia22/02/09 00:00
    Por que no proponen los politicos , y/o El Heraldo , un hermanamiento , o jumelage como dicen los franceses , de Zaragoza con otras ciudades europeas que han sufrido asedios epicos , como Leningrado ( actual San Peterburgo ) Stalingrado ( actual Volgogrado ) , Viena , etc....
  • pepito22/02/09 00:00
    José I hubiera sido bastante mejor Rey que Fernando VII. Y el sacrificio de Zaragoza inútil. Comprendo y hasta comparto sin embargo el romanticismo nacionalista de muchos. Hoy, Francia es sin duda el mejor amigo de Zaragoza, y nuestra condición de fronterizos una extraordinaria oportunidad. Invito a que contemplemos en la Lonja el cuadro de la rendición de Zaragoza visto del lado francés. Trata a los defensores con admiración y enorme respeto.
  • xavierrete21/02/09 00:00
    Es curioso el balance 54000 muertos , 12000 prisioneros y la capital del reino arrasada a tal nivel que tardó más de 100 años en recuperarse, aunque su antiguo explendor se perdió para siempre. La catetez que aun hoy nos es inherente procede en parte de aquel descalabro. Los corresponsables por parte española del desastre fueron los jefers militares que no supieron ver a tiempo que la defensa era imposible. Malos militares fueron, con Palafox a la cabeza, por no saberlo ver y seguir engañando al pueblo con soflamas patriótico-religiosas que le llevaba al matadero. Hoy en día Palafox pasa por héroe aunque perdió ...y sobrevivió, al igual que la cúpula de la jerarquía militar y eclesial que al parecer ni comieron rata ni cinturón cocido. Si por lo menos se hubieran pegado un tiro. Que malos gobernantes tuvieron entonces los zaragozanos. Para los generales franceses aquello era tan incomprensible como para los romanos lo de Numancia.
  • Roberto Carrica Bona21/02/09 00:00
    Al conmemorar este Aniversario recordando a todos los/as DEFENSORES de Zaragoza, seria muy importante que tanto la D.G.A. como así el Ayuntamiento imprimiesen y repartiesen MAS información de dicha GESTA. Capitulación y NO Rendición. por ejemplo fotografias y sobre todo el TEXTO DE LA CAPITULACIÓN. Gracias. un zaragozano.
  • mikel (de beseit)21/02/09 00:00
    Como muy bien dice José Mª Hernández Urbano, La Historia de España, en general, es la gran desconocida. Aunque más que desconocida escondida, solo se muestra lo conveniente al poder. Nuestras guerras siempre han sido contra castilla, a excepción de lo que ha venido a llamarse la ¿Guerra de la independencia¿, vete a saber como la llaman en Francia. Para mi fue igual de sangrienta y más negativa para Aragón, la ¿Guerra de Sucesión¿. En este caso Castilla tenía aliada a Francia. Aragón perdió sus queridos fueros y sus privilegios. Se liquidó la Corona de Aragón, que fue la precursora de los estados confederados y modelo político de muchos estados modernos.
  • LLC21/02/09 00:00
    Cualquier batallita, en cualquier sitio se recuerda como se debe, el que más de 50mil zaragozanos murieran en un asedio es muy poco recordado por los políticos de ahora. Gracias a Zaragoza tal vez se salvo España o a lo mejor tendriamos otra España. Porque la monarquía Borbónica nunca reconoció a los españoles el mérito de haberla defendido. Si hubiera ganado fácilmente Napoleón en España nos hubiera llevado a no ser tan decadentes en el siglo XIX y prinicios del s.XX. Tal vez son otras historias, otras vidas quenunca se viviran. Pero si que hay que agradecer a estos zaragozanos que murieron con honra y con la cabeza muy alta y que nosotros aqui tendriamos que reconocerlos de alguna forma. Con un Museo, con una fiesta...
  • sas21/02/09 00:00
    Si el pueblo no hubiese tenido miedo a napoleon , no hubiesen luchado , ni los curas ,ni palafox ,ni nadie hubiese evitado que la gente huyese . Mucho miedo tenian que tener al demonio napoleon para luchar con tanta desesperacion y preferir morir a estar bajo el yugo frances . ¡¡¡¡ Gloria y honor a nuestros antepasados !!!
  • rafols21/02/09 00:00
    El genocidio de los franceses en Zaragoza se merece un desagravio de Francia y de España , por la que se inmolò Zaragoza . Francia y España tienen una deuda historica con Zaragoza , tienen que darnos mas respeto , reconocimiento , agradecimiento , ( e inversiones )
Ver más comentarios


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo