Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

DANZA

Laura Hormigón y Óscar Torrado traen lecciones de danza para todos los públicos

El Teatro Principal es desde hoy escenario para '¡Viva el ballet!' y 'Noche española', que reúnen clásico, español y escuela bolera.

Laura Hormigón y Óscar Torrado, en 'Don Quijote'.
Laura Hormigón y Óscar Torrado traen lecciones de danza para todos los públicos
HA

El ballet clásico no se aprende en la escuela. Y quizá eso impida a algunos disfrutar plenamente de él. Pero, como han demostrado en el programa de TVE ‘El conciertazo’ la bailarina zaragozana Laura Hormigón y su compañero Óscar Torrado, el ballet puede resultar muy entretenido para los chavales... y para cualquiera. Por eso, esta vez vuelven a zaragoza con un doble programa.

Por un lado, traen un montaje titulado ‘¡Viva el ballet clásico!’, pensado para que los niños acudan con sus familiares al teatro y juntos puedan no solo disfrutar de bellas interpretaciones, sino también aprender muchas cosas curiosas e interesantes sobre esta disciplina. Este espectáculo, que se puede ver hoy y el domingo a las 19.00, incluso da la oportunidad a dos chavales de subir al escenario (voluntariamente, claro) para intentar "hacer esas barbaridades que nosotros practicamos tanto para poder hacer", bromeó Hormigón.

‘¡Viva el ballet clásico’ lleva ya cinco años de gira, enseñando a gente de todas las edades "ese arte tan difícil y a veces tan alejado del público del futuro: los niños", en palabras de la bailarina aragonesa. Además de Hormigón y torrado, actúan en este montaje otros cuatro bailarines clásicos.

La otra propuesta, aunque igualmente apta para todos los públicos, la apreciarán particularmente quienes ya conozcan la danza y sepan valorar el virtuosismo. La originalidad de ‘Noche española’, que así se titula este otro espectáculo, es reunir -que no fusionar- tres vertientes distintas de la danza: el ballet clásico, la danza clásica española y la escuela bolera.

Para quienes no estén muy duchos, cabe explicar -siguiendo las palabras de Hormigón- que el ballet se identifica por las zapatillas "en puntas, el tutú y las características piruetas, saltos y equilibrios"; la danza clásica española se ejecuta "con zapato y bota flamenca, porque se zapatea un poco aunque no es flamenco, ya que el flamenco es más racial y popular, y el clásico español se basa en coreografías de la escuela académica"; y la escuela bolera -que es "muy difícil", según Óscar Torrado- es danza clásica, con castañuelas pero sin puntas, y muy rica en saltos".

Así, en ‘Noche española’ se podrá ver el trabajo de tres parejas distintas de bailarines, cada una de ellas especialista en una disciplina: Hormigón y Torrado en ballet clásico, Penélope Sánchez y Francisco Velasco en danza española, y Myriam Manso y Ángel Roda en escuela bolera. Se bailarán coreografías de Alberto Alonso, Antonio Ruiz, Petipa, Mariemma y otras especialmente creadas por los propios intérpretes, sobre músicas de Bizet, Albéniz, Falla, Granados y Minkus.

Además, ‘Noche española’ -que tiene funciones viernes y sábado a las 21.00- se abre y cierra con dos piezas especiales, interpretadas por los seis bailarines, bailando cada pareja con su estilo característico. El arranque se hará con un preludio al ritmo del ‘Fandando’, de Boccherini, y la conclusión la pondrá una coreografía sobre música de zarzuela compuesta por Chapí.

La media naranja

Laura hormigón y Óscar Torrado llevan un montón de años juntos, y no solo profesionalmente, ya que son pareja también más allá de las bambalinas. "Somos las dos mitades de una naranja", dice Hormigón, después de que Torrado asegure tajante que lo que los mantiene tan unidos es "el amor".

Juntos fueron durante una década primeros bailarines del Ballet de Cuba -bajo la dirección de la gran Alicia Alonso-, juntos están triunfando en distintos países -tienen ya compromisos para los próximos meses en Túnez, México y Rusia, entre ellos protagonizar un ‘Lago de los cisnes’-, juntos han dado clases de danza a los niños en ‘El conciertazo’ -de la mano de Fernando Argenta- y juntos emprendieron hace ya nueve años la difícil tarea de formar su propia compañía, a la que bautizaron como Danzarte Ballet.

Ahora, ven esperanzados pero cautelosos el anunciado proyecto del Ministerio de crear en España una compañía nacional de ballet clásico, que dirigiría el aragonés Víctor Ullate. "Hasta que no lo vea, no lo creo, porque crear una compañía con 70 bailarines no es nada fácil y no estamos en un momento económico boyante. Pero ojalá finalmente el Ministerio se meta en harina", opina Hormigón. A lo que Torrado agrega: "Es importante es que los bailarines no tengan que irse a trabajar fuera".

Etiquetas