Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

Lazos de celuloide más allá del exilio y la genialidad

Las actrices Malena Alterio, María Botto y Marina Glezer hablaron ayer en Zaragoza del vínculo entre el cine de España y Argentina

De izquierda a derecha, Malena Alterio, Marina Glezer y María Botto, ayer, en el Centro de Historia
Lazos de celuloide más allá del exilio y la genialidad
TONI GALÁN

Se conocieron en el castin para la película 'Hermanas', de Julia Solomonoff, y ayer se reencontraron, en el Centro de Historia de Zaragoza, para hablar de la relación entre el cine argentino y el español. Malena Alterio y María Botto, como hijas de exiliados argentinos en España que han crecido física y profesionalmente aquí; Marina Glezer, nacida en Brasil pero criada y afincada en Buenos Aires. Tres intérpretes para un análisis entre técnico y sentimental.

Dice Botto que "en los últimos años, ha habido mucha admiración por ambas partes". Alterio señala que "los españoles y los argentinos somos muy distintos y muy parecidos a la vez". Las dos llegaron a España siendo muy niñas, con unos padres que huían de la dictadura de Videla, y recordaron lo "difícil" que fue en aquel momento hacerse un hueco en nuestro país.

"España no estaba tan abierta y receptiva como ahora, al principio no se nos quería mucho. Yo me metí en un cuarto con mi hermano (Juan Diego) y le dije que hasta que no aprediésemos a hablar ‘gallego’ (español sin acento argentino) no íbamos a salir". El mismo problema recuerda Malena que tuvo su padre, el gran Héctor Alterio: "Cuando vino, en 1974, tenía que hablar como aquí, y para un argentino es difícil con la c y la s. Decir ascensor lo traía por la calle de la amargura". Ha llovido mucho desde entonces, y ambas dicen que, ahora, les gustaría poder volver a Argentina a hacer cine. "Yo, durante muchos años, no tenía intencion de volver, estaba muy enojada, dolida por el olvido de los argentinos hacia los exiliados", explicaba Botto, que ahora sí reconoce tener ganas de cruzar el charco para trabajar con gente como Aristarain o Campanella. Para Alterio, "es una deuda que tengo pendiente". "Mi padre es una figura muy especial allí y abrirse camino con ese pedazo de monstruo delante es complicado. Pero ahora ya he hecho cosas y me siento más fuerte, con más avales".

Por desgracia, como cuenta Marina Glezer, en Argentina "no hay industria" del cine y "se produce de forma independiente". La actriz comenta que "gracias a la coproducción con España, desde el año 2000 se han podido hacer cosas y distribuirlas en Europa. Pero ahora España está en crisis y se ha retirado". Glezer, que siente interés por directores como los Trueba o Daniel Sáchez Arévalo, es la más desconocida para el público español, pero próximamente estrenará 'La ventana' y 'La vieja de atrás'.

Cine argentino se podrá ver en este ciclo de Zaragoza Latina del 30 de enero al 27 de febrero, con el pase de 'Buenos Aires y viceversa', ‘Nevar en Buenos Aires’, ‘Habitación disponible’, ‘Abrazos. Tango en Buenos Aires’, ‘Pizza, birra, faso’, ‘Buenos Aires 100 km’ y ‘Mercano el marciano’. Además, el 14 de febrero bailarán en Zaragoza Cristina Sosa y Daniel Inacucchio (campeones del mundo de tango de salón) y el 4 de marzo dará una charla Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Etiquetas