Despliega el menú
Ocio y Cultura

PATRIMONIO

El Fleta volverá a ser un cine, ocho años y catorce millones de euros después

La DGA alcanza un acuerdo con el Ayuntamiento para dar contenido al teatro, que se reconstruirá para ser sede de la Filmoteca de Zaragoza y del Centro Dramático de Aragón. La SGAE se desvincula totalmente del proyecto

Los restos del Teatro Fleta, en una imagen tomada ayer
El Fleta volverá a ser un cine, ocho años y catorce millones de euros después
PEDRO ETURA

El Teatro Fleta se reconstruirá. Y volverá a ser lo que fue, un gran cine. Ese es el acuerdo que han alcanzado el Ayuntamiento de Zaragoza y la DGA, después de que el año pasado el Consistorio desestimase levantar la protección vigente sobre los restos del escenario. Con aquella decisión el Ayuntamiento dio al traste definitivamente con los planes de la DGA y la Sociedad General de Autores (SGAE) para ese espacio. Lo cual ha generado un año más de paralización de un proyecto que se ha convertido ya en una herida abierta en la ciudad y en una llaga en las carnes de la DGA. Han sido ocho años de obras frustrasdas y 14 millones de euros gastados en una obra ejecutada al 12%, según el arquitecto Basilio Tobías.

La reconstrucción del coliseo rondará los 20 millones de euros. ¿Quién lo va a costear? Eso está por definir. Desde la Concejalía de Grandes Proyectos y Cultura señalan a la DGA para tal cometido. Desde el edificio Pignatelli se apunta que "se intentará que participe el Ayuntamiento de Zaragoza" en el coste de la reconstrucción del Teatro Fleta.

Lo que sí parece claro y consensuado es el uso compartido del edificio, que albergará las instalaciones y representaciones del Centro Dramático Aragonés (CDA) y será también sede la Filmoteca de Zaragoza y probablemente de todos los festivales cinematográficos que se celebren en la ciudad, y de nuevas propuestas audiovisuales que puedan surgir. La Filmoteca recibiría un refuerzo económico para ampliar su oferta.

"Pensar en un uso exclusivamente teatral para el Fleta no era viable, sería deficitario. Por eso nos ha resultado tan interesante la propuesta del Ayuntamiento", apunta el viceconsejero de Cultura de la DGA, Juan José Vázquez.

El proyecto arquitectónico todavía no está definido. Aunque es de suponer que la posibilidad de recuperar el del arquitecto Basilio Tobías, que ganó un concurso en su momento, está encima de la mesa. Sí está claro, no obstante, que "se mantendrán los elementos originales que se conservan y que exige la ficha catalográfica del Ayuntamiento, aunque no se va a hacer una reconstrucción del edificio tal cual fue", advierte Vázquez.

Ambas partes prevén poder presentar oficialmente este acuerdo en un plazo de entre 15 y 20 días, a falta de algunos trámites, como aprobar oficialmente la ficha catalográfica, definir el proyecto arquitectónico, convertirlo en metros útiles y cerrar los detalles de la gestión. "Las líneas maestras están acordadas con Jerónimo Blasco (concejal de Grandes Proyectos y Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza)", puntualiza Vázquez.

Otro aspecto que hay que solventar es el protocolo que se firmó con la SGAE para la compra del 50% de los terrenos del Fleta. Si bien la SGAE nunca llegó a desembolsar un euro, el papel es una declaración de intenciones que la DGA quiere "trasladar" al nuevo teatro que la entidad proyecta construir en el Portillo, esta vez sin participación pública.

¿Para cuándo todo esto? La experiencia es un grado y Vázquez quiere ser cauto. "En un asunto como el Fleta, con tan largo recorrido, es mejor ser prudentes", afirma. Más optimismo destila el Ayuntamiento de Zaragoza: allí se confía en que el Teatro Fleta sea una realidad antes de que termine la actual legislatura.

APUDEPA, la asociación que defiende el patrimonio aragonés y que se ha convertido en la peor pesadilla de la DGA en estos últimos años cada vez que se mencionaba el Fleta, afirma alegrarse "de que la DGA rectifique y de que se vaya a respetar la ficha catalográfica que protege el teatro. Pero no nos fiamos. Y APUDEPA va a estar vigilante. Queremos que se conserven las partes protegidas, que se recuperen los espacios conforme al proyecto original, y que se reintegren todos los elementos del teatro que permanecen en almacenes, como las barandillas, la boca del escenario o los murales de Javier Ciria". También solicitan un concurso para elegir el proyecto arquitectónico.

Respecto a los nuevos usos que se quiere dar al futuro Teatro Fleta, la asociación que defiende el patrimonio aragonés sugiere que tal vez el aforo del Fleta (el original rondaba las 1.400 butacas) sea excesivo para albergar la Filmoteca de Zaragoza.

A pesar de todo, el viceconsejero de Cultura dice que "mientras se salve la inversión de la SGAE prevista para Aragón, yo no me sentiré dolido. Si se hubiera perdido ese dinero, sí que lo habríamos hecho mal. Pero es cierto que, por vergüenza torera y por coherencia, ese edificio se tiene que resolver".

Etiquetas