Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO

Las reacciones a la propuesta de Antonio López van del entusiasmo a la precaución

Los círculos artísticos defienden que se pinte en el Pilar, pero piden que el proyecto sea armónico con lo existente

Las reacciones a la propuesta de Antonio López van del entusiasmo a la precaución
Las reacciones a la propuesta de Antonio López van del entusiasmo a la precaución
EFE

La propuesta de Antonio López para intervenir artísticamente en el Pilar (pintando una bóveda e instalando un grupo escultórico) ha sido acogida por los círculos artísticos aragoneses con entusiasmo, precaución y una pizca de escepticismo. Mientras historiadores del arte como Arturo Ansón aseguraban que "lo más importante, en estos momentos, es restaurar la pintura mural que está en mal estado", otros, como Pilar Poblador, aseguraban: "Lo importante es preguntarse si ganamos o perdemos. Si se hace bien y la pintura tiene calidad, está claro que ganamos. Así que la propuesta debe ser acogida favorablemente y estudiarse en profundidad. Antonio López es uno de los grandes maestros del arte figurativo del siglo XX".

En lo que todo el mundo coincidía es en respetar el hecho de que la decisión final recae en Arzobispado y Cabildo, que son los dueños y gestores de la basílica. También las instituciones. Así, fuentes del Gobierno de Aragón señalaban que veían "muy interesante" la propuesta pero subrayaban que son las autoridades eclesiásticas quienes tienen que tomar una decisión, que deberá ser respetada. Jerónimo Blasco, desde el Ayuntamiento, afirmaba que "quien tiene que 'mover ficha' es la Iglesia. Ya hablamos con el arzobispo de la posibilidad de pintar las cúpulas del Pilar antes de la Expo. Y hemos hablado después. Nosotros vemos muy positiva la propuesta, e incluso se podría pintar alguna cúpula más".

La valentía del pintor

Parecida opinión mostraba el historiador del arte Ángel Azpeitia, para quien "en el Pilar hay mucho espacio libre, y se debería pintar más de una cúpula. Habría que conocer bien la propuesta, que en principio parece buena. Antonio López es un artista que está fuera de toda discusión". Menos entusiasta se mostraba Manuel García Guatas, para quien "si es hacer pintura/pintura, lo veo bien. Lo de la escultura en el Pilar ya no me parece tan apropiado". Ascensión Hernández, por su parte, aseguraba que "en la basílica siempre han pintado los mejores artistas de cada época, y hoy Antonio López lo es. Me parece muy valiente por su parte que se atreva a 'medirse' con Goya, los Bayeu o González Velázquez".

Wifredo Rincón apostaba por la prudencia: "Antonio López es un referente, su categoría artística está más que demostrada y su propuesta alcanza proyección nacional e internacional. Pero si hoy se pinta una cúpula del Pilar hay que tener mucho cuidado". APUDEPA, la asociación que defiende el patrimonio artístico aragonés, ve con buenos ojos la posible intervención del pintor manchego en el Pilar pero "reclamamos la conservación de un auténtico tesoro, la colección de pintura mural académica, que es un referente nacional", subrayaba Carlos Bitrián.

Desde el mundo del coleccionismo, especialistas como Javier Lacruz, afirmaban que "en el Pilar se puede y se debe pintar, y quizá Antonio López sea uno de los más idóneos para hacerlo. Tampoco entiendo por qué se le negó a Jorge Gay esa posibilidad". La mayoría de los artistas consultados por este periódico (véase información adjunta) también se manifestaron a favor de dejar un poso de arte contemporáneo en la basílica. Y muchos de ellos apuntaron la posibilidad de 'recuperar' el proyecto de Jorge Gay. El propio interesado, valorando muy positiva la iniciativa de Antonio López, afirmaba: "Yo estaría encantado de retomar mi proyecto, aunque quizá, ahora, creo que cambiaría algunas cosas y le daría una solución más abierta al conjunto. Defendería mi trabajo y la advocación que se le dio, 'María, Reina de la Paz'. Me parecía muy adecuado entonces, y me parece muy adecuado para estos tiempos".

Etiquetas