Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

Fusión aragonesa y africana en los Goya

El cineasta Santiago Zannou es hijo de una turolense y un beninés y conoce bien lo mejor y lo peor del mestizaje. Su debut cinematográfico, 'El truco del manco', es candidato a tres de los premios que la Academia española entregará el 1 de febrero

Santiago Zannou
Fusión aragonesa y africana en los Goya
MEDIA FILMS

Santiago Zannou, hijo de una aragonesa y un africano, criado en el barrio de Carabanchel en el seno de una familia humilde, sabe bien lo que es saltar vallas y superar obstáculos en la vida. Ha cumplido su sueño de realizar un largometraje, convirtiéndose es el primer director de cine español de piel negra. Su película 'El truco del manco' es una de las sorpresas del momento y opta a tres Goyas por su trabajo como cineasta novel y por la interpretación y la música creada por el Langui, miembro del grupo La Excepción y protagonista de la cinta.

Zannou ha conocido en su propia piel los efectos del miedo a lo extraño. "El mestizaje está a la orden del día hoy, pero cuando nosotros éramos niños no estaba muy bien visto el hecho de que una española se casara con un africano por amor. Especialmente, que a sus hijos les trataran mal por tener la piel oscura se vivía con cierto sufrimiento". La posibilidad de conocer las dos culturas que conviven en su familia le ha enriquecido. "Tuve la oportunidad de ir a África y conocer mis raíces", cuenta, "y también Aragón es una referencia para mí. Mi madre es de Teruel, y aparte es una cantadora de jotas impresionante, como todas las Pilares de mi familia".

Para sacar lo máximo de la mezcla de culturas, apunta, "hay que tener los ojos y el corazón abiertos, y no poner barreras". Ese es uno de los mensajes de la película. "Hay que intentar saltar las barreras, y echar mano de la amistad para tirar hacia adelante cuando las cosas vienen mal dadas. Hay que trabajar mucho".

Dirigir su primer largometraje, dice Zannou, es una recompensa a su esfuerzo, a haber hecho "muchas horas extra" para poder estudiar cine en Barcelona. La exclusión social, el esfuerzo personal y la pasión por la música hip hop se entrelazan en 'El truco del manco'. "El hip hop tiene un punto de denuncia, de criticar lo que a uno le duele y decir muchas verdades". Pero la estética del filme no bebe de la del videoclip, un género que Zannou ha cultivado en su carrera. "Quería mezclar mis vivencias y poner en práctica lo que los maestros del cine clásico nos han enseñado", puntualiza.

Su pasión por el cine la ha contagiado también a los actores de su película, muchos de los cuales nunca se habían puesto delante de una cámara, como en el caso del Langui o Elio Toffana, que "antes solo hablaba del barrio, de peleas. Ahora está estudiando interpretación, le ha picado el gusanillo del cine. Es inevitable, es la profesión más bonita del mundo".

El cineasta tiene ya otro proyecto sobre la mesa, del que solo adelanta que versará sobre los problemas y los "sueños rotos" de las personas de mediana edad. Dice que no espera los premios. "Yo soy un director de cine y me encargo de contar historias, no pienso en recibir premios, aunque sea muy bonito". Su esperanza sería que Juan Manuel Montilla, el Langui, se llevara el Goya al actor revelación. "Sería un gran ejemplo para la sociedad que un chico que nació con una minusvalía haga un grupo de música, se meta también en el cine y con su esfuerzo y honestidad lo saque adelante". De todas formas, haya premio o no, Zannou visitará Zaragoza y el Pilar. "La Virgen es muy importante para mí, me protege, le agradezco la suerte que he tenido, me lo han inculcado desde pequeño. Indudablemente, cuando todo esto acabe, iré a charlar con ella".

Etiquetas