Despliega el menú
Ocio y Cultura

PALEONTOLOGÍA

Expertos de la Universidad de Zaragoza descubren dos especies de trilobites de las más antiguas

Científicos de las universidades de Zaragoza, Valencia, Extremadura y Huelva han descubierto para la ciencia dos nuevas especies de trilobites, de las más antiguas que se conocen, en la localidad de Alconera (Badajoz).

Científicos de las universidades de Zaragoza, Valencia, Extremadura y Huelva han descubierto para la ciencia dos nuevas especies de trilobites, de las más antiguas que se conocen, en la localidad de Alconera (Badajoz). Este hallazgo forma parte de las investigaciones que lleva a cabo el equipo Murero que dirige Eladio Liñán del Grupo "Patrimonio y Museo Paleontológico" del Gobierno de Aragón, según ha informado el Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza.

Los trilobites son los artrópodos más antiguos que se conocen en la historia de la Tierra, y su primer registro se produce en la segunda edad del Cámbrico y un poco después del inicio de la explosión cámbrica de la vida animal.

Poseían ya el esqueleto quitinoso de placas articuladas tan característico de los artrópodos y que les protege el cuerpo, las patas y las antenas. Las dos nuevas especies descubiertas en Extremadura han sido publicadas en la prestigiosa revista argentina Ameghiniana y denominadas Serrania gordaensis y sSerrania palaciosi.

Estas dos especies son de las más antiguas de trilobites que se conocen y comparables en edad a las que aparecen en el Cámbrico basal de Siberia.

Las características de estas especies permiten clasificarlas dentro de una nueva subfamilia muy antigua de trilobites que será necesario seguir estudiando.

Este nuevo hallazgo, según ha explicado a Efe el museo aragonés, sugiere que los trilobites primitivos poseían ojos pequeños y no largos, como algunos autores han venido opinando, constituyendo el aumento del campo visual y el desarrollo de espinas cefálicas caracteres evolutivos posteriores.

Su carácter primitivo es sugerido también por su semejanza con las larvas conocidas de la mayoría de los trilobites cámbricos. Con este hallazgo se abre una nueva vía de investigación que va a permitir entrever cómo eran los primeros trilobites, acercarse a ese gran enigma que fue la aparición del reino animal sobre el planeta y en especial del grupo más floreciente, que es el de los artrópodos.

Etiquetas