Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ESTRENOS EN BARCELONA

Alfombra roja para Woody Allen

Cogidos de la mano, Woody Allen y Penélope Cruz cruzaron la alfombra roja que el Auditori de Barcelona puso a sus pies en el estreno de gala de su película "Vicky Cristina Barcelona", al que asistían cerca de 1.500 invitados del mundo político, empresarial y cultural catalán.

Aunque el último filme del director neoyorquino se puede ver en las pantallas de todo el país, "Vicky Cristina Barcelona" tenía la noche del sábado un glamuroso estreno en la ciudad que la inspiró que no han querido perderse ni su realizador ni sus dos protagonistas españoles, Penélope Cruz y Javier Bardem.

En una iniciativa insólita en el Auditori, el teatro barcelonés acogía la "première" del filme y tendía una alfombra roja que Allen y Cruz eran los primeros en atravesar, cogidos de la mano y seguidos a cierta distancia por Javier Bardem.

 

Las tres estrellas de la noche -a falta de la tercera arista del triángulo amoroso que evoca el filme, Scarlett Johansson- hacían esperar durante más de una hora a las cerca de 1.500 personalidades del mundo político, empresarial y cultural barcelonés que estaban invitados a la ceremonia.

 

Destacaba en la noche la presencia política, encarnada en primera posición por el presidente de la Generalitat, José Montilla, y su predecesor en el cargo, Pasqual Maragall, que intercambiaba unas palabras con Woody Allen en el hall del Auditorio.

También asistía a la ceremonia la ministra de Defensa, Carme Chacón, y los consellers de la Generalitat Montserrat Tura -de Justicia- y Francesc Baltasar -de Medio Ambiente-, mientras que casi todo el espectro político catalán estaba representado con los líderes Miquel Iceta (PSC), Daniel Sirera (PP) y Artur Mas (CiU).

No podía perderse el acto el presidente de Mediapro, Jaume Roures, ni Pilar Bardem, una de las actrices que acudía a la "première" junto a los miembros de El Tricicle Joan Gracia y Carles Sans y Lloll Bertran y, encarnando el espíritu artístico barcelonés, estaba también el diseñador Mariscal.

Tras su elegante tardanza, los dos protagonistas de "Vicky Cristina Barcelona" compensaban la espera de sus admiradores repartiendo autógrafos y, la de la prensa gráfica, posando bajo el cartel promocional de la película.

Posteriormente, las estrellas y sus invitados veían juntos la proyección de la película, una cinta que, en palabras del propio Allen, recrea una Barcelona "exagerada y romántica" a los ojos de dos turistas norteamericanas.

Etiquetas