Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ESTRENOS DE CINE

Angelina en acción

La famosa actriz encarna a una asesina en la frenética película "Wanted", protagonizada por James McAvoy y en la que participa Morgan Freeman. También llegan a la cartelera el angustioso "thriller" "El rey de la montaña" y la obra de animación "Espíritu del bosque".

Angelina Jolie se ha convertido en una de las estrellas de Hollywood. Su matrimonio con Brad Pitt no vino sino a incrementar su ya de por sí notable fama. Es una de las mujeres más deseadas y genera interés mediático allí donde va. De ahí que cause expectación el estreno del filme de acción “Wanted”, en el que ella participa, sobre todo si se tiene en cuenta que no se dejaba ver por la cartelera desde “Beowulf” (exhibida hace más de 10 meses), donde fue digitalizada para la ocasión. Esta semana regresa con un papel más cercano a los que interpretó en “Sr. y sra. Smith” y “60 segundos” que el que encarna en “El intercambio”, la, según dicen, nueva obra maestra de Clint Eastwood y que aquí no veremos hasta finales de año.

En “Wanted”, Jolie se pone a las órdenes de Timur Bekmambetov, conocido entre los amantes del fantástico gracias a las rusas “Guardianes de la noche” y “Guardianes del día”. Estas películas, todo un éxito en su país, destacaron por su apabullante inventiva visual, si bien mermó su resultado final un guión que no había por donde cogerlo (y eso que se inspiraban en una novela). Tampoco ayudó para su comprensión la narrativa rusa, a la que no está acostumbrado el espectador europeo. Con todo, su impactante puesta en escena fue suficiente para que Bekmambetov recibiera una oferta de Hollywood para trasladar a la gran pantalla la serie de cómics creada por Mark Millar y J. G. Jones.

Aunque el cartel oficial de la película dé a entender lo contrario, en “Wanted” el protagonismo no recae en Jolie, sino en James McAvoy, visto en “El último rey de Escocia”, “Expiación” o “Las crónicas de Narnia”. El escocés se mete en la piel de Wesley Gibson, un joven apocado de vida rutinaria y aburrida. Esta da un giro cuando la atractiva Fox (Jolie) le salva de una muerte segura. La mujer le lleva ante la Fraternidad, un grupo de asesinos de elite que, liderados por el enigmático Sloan (Morgan Freeman), se guían férreamente por los designios del destino. Wesley descubre que su padre, miembro de ese grupo, falleció a manos del implacable Cross y ahora quieren que le vengue. Pronto el joven se percata de que tiene unos reflejos sorprendentes y, entre otras cosas, es capaz de disparar y guiar la bala hacia su objetivo, sin importar la distancia o que otros elementos limiten su visión. Su potencial le puede convertir en un auténtico justiciero. Tras un duro entrenamiento, parece estar preparado para ir a por Cross, pero, en su periplo, Wesley comprenderá que la hermandad oculta más de lo que parece.

La película, por la que también desfilan Terence Stamp y Thomas Kretschmann, lleva el concepto de acción al extremo con espectaculares secuencias (algunas bastante violentas) que dejan al espectador sentado en la butaca. Bekmambetov firma un filme lleno de adrenalina y emoción ante el que no cabe la indiferencia. La razón estriba en que el público ha de entrar en el juego de una trama que hace de lo inverosímil su principal atractivo. Es una de esas obras que requieren del guiño cómplice para resultar entretenidas, ya que centran su baza en el impacto y la aparatosidad. Y eso no es necesariamente malo, siempre y cuando se tenga en cuenta de antemano.

Como anécdota, resaltar que en el Reino Unido retiraron algunos de los carteles promocionales en los que aparecía Angelina Jolie porque, a juicio de los censores, daban una imagen sensual y frívola de la violencia.

Cacería salvaje

Gonzalo López-Gallego se hizo un hueco en la industria nacional con las alternativas “Nómadas” y “Sobre el arcoiris”. Ahora se adentra en los terrenos del “thriller” con “El rey de la montaña”, filme de atmósfera opresiva que llega a la cartelera con bastante retraso a pesar de haber dejado buen sabor de boca en festivales como Sitges. De hecho, se ha estrenado antes en países como Francia que en nuestro país, otro ejemplo más del peculiar sistema de distribución español, que mantiene en el limbo un buen puñado de películas que, ya sea por los designios del mercado o las decisiones de los exhibidores, tardan bastante tiempo en proyectarse en salas comerciales.

Ante todo, se trata una historia de supervivencia en la que los dos personajes principales son expuestos a una situación límite. Por ello, al cinéfilo quizá le recuerde, salvando las distancias, a la ya clásica “Defensa” y películas similares, aunque también puede advertirse un estilo narrativo propio de un videojuego, como ha reconocido el director. Quim (Leonardo Sbaraglia) viaja por carretera apesadumbrado por la ruptura con su novia. Cuando quiere darse cuenta, se ha perdido en una zona inhóspita. De repente, alguien dispara contra su coche y, acto seguido, contra su pierna. Sin saber por qué, pretenden acabar con él. En su huida coincidirá con Bea (María Valverde), una joven con la que minutos antes había tenido un incidente en una estación de servicio. Juntos buscarán la forma de escapar de la peor de las pesadillas. “El rey de la montaña” introduce al espectador en un ambiente de tensión en el que va descubriendo lo que ocurre a la vez que los protagonistas hasta llegar a un final marcado por un sorpresivo giro de guión.

El cine español rompe cada vez más barreras y se embarca en producciones alejadas de los géneros tradicionales, y el campo de la animación no ha sido ajeno a esta tendencia. En 2001, Dygra Films sacó adelante “El bosque animado”, promocionado como el primer filme europeo generado íntegramente por ordenador. Siete años después, estos estudios han decidido retomar la historia de los topos Furi y Linda en la secuela “Espíritu del bosque”, dirigida para toda la familia. En esta nueva aventura, la naturaleza vuelve a estar amenazada por la acción del hombre. Un empresario pretende construir una carretera justo por donde pasa el bosque, plan que la maléfica señora D’Abondo (una de las antagonistas de la primera entrega) ve como una oportunidad para talar los árboles. Ante la inminencia de las obras, los animales parecen obligados a huir, pero Furi, Linda y el ratón cubano Piorno, con la ayuda del asustadizo topo Cebolo y otros amigos, plantarán cara los humanos. Cuando descubran que la señora D’Abondo tiene miedo a los fantasmas, urdirán una estrategia a fin de darle su merecido y salvar su hábitat, ubicado en tierras gallegas.

David Rubín y Juan Carlos Pena son los responsables de una película bienintencionada con un claro trasfondo ecologista que también habla de la necesidad de hacer frente a los temores y confiar en uno mismo. Como suele ser habitual en este tipo de obras, actores famosos prestan su voz a los simpáticos personajes. Es el caso de Luis Merlo y María Adánez, a los que hay que sumar, sorprendentemente, a Trancas y Barrancas, las populares hormigas del programa “El hormiguero”, en la piel de las moscas Hu-hu y Ho-ho. Asimismo, con vistas a su distribución internacional, Dygra Films ha recurrido a intérpretes de Hollywood (Ron Perlman, Sean Astin, Anjelica Huston y Giovanni Ribisi) para la versión en inglés.

Etiquetas