Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO

APUDEPA compara la pérdida del Fleta con el derribo de la Torre Nueva

La asociación reúne 3.850 firmas para salvar el teatro, las mismas de la campaña de 1892

En 1892, una campaña ciudadana en Zaragoza recogió 3.850 firmas para tratar de impedir el derribo de la Torre Nueva, sin éxito. Han pasado 116 años y, ayer, la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (APUDEPA) entregó en el registro de la DGA la misma cantidad de rúbricas, con el objetivo de conservar el Teatro Fleta.

"Hemos querido llegar a esta cifra simbólica para alertar de que, si aquello fue un gran error, la destrucción del Fleta sería lo mismo", aseguró Carlos Bitrián, de la junta de APUDEPA. La asociación inició la recogida de firmas a principios de este año, en el marco de la campaña "Salvar al Fleta es posible". El pasado julio sacó al paseo de la Independencia la iniciativa, recogiendo en dos días unos 1.500 apoyos, según sus responsables. Ayer se mostraron convencidos de poder haber conseguido más, pero decidieron parar al llegar a la misma cifra de la campaña de la Torre Nueva.

La asociación acompañó las firmas con la entrega de una carta dirigida al presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, en la que se explica el símil histórico, aclarando que se comparan "hechos y peticiones, no monumentos".

La asociación denunció lo que considera una "alarmante parálisis" del Departamento de Cultura del Ejecutivo autonómico respecto al Fleta. Según Bitrián, "no se puede permitir que una obra de semejante valor, en el centro de la ciudad, esté parada durante cinco años".

La DGA inició las obras de rehabilitación del teatro en 2001, con previsión de concluirlas en 2003. La aparición de restos arqueológicos, en 2001, y de filtraciones en el subsuelo, en 2003, retrasaron los trabajos. En 2004, las filtraciones obligaron a la DGA a desestimar el proyecto de construir un gran teatro operístico y las obras quedaron paralizadas.

Desde entonces el Fleta ha sido objeto de continuos vaivenes. En 2005, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) llegó a un acuerdo con la DGA para la construcción un nuevo escenario, que preveía demoler los restos originales del teatro, construido en 1955. En marzo de este año se conoció que el Ayuntamiento de Zaragoza mantenía la protección del Fleta como bien catalogado, lo que enterraba el proyecto de la SGAE y obligaba mantener lo que queda del teatro.

Paralelismo histórico

APUDEPA ha recurrido a la memoria de la derribada torre como reclamo de su campaña. "Aunque no es lo mismo, sí hay similitudes en la actuación de las autoridades, que entonces no escucharon a los ciudadanos", señalaron.

En 1892 el Consistorio zaragozano aprobó la demolición de la Torre Nueva, una construcción mudéjar del siglo XVI, que tuvo un importante papel en la defensa de la ciudad durante los Sitios. Pero a los comerciantes de la zona eso no les preocupaba tanto como que era vieja y estrechaba sus calles.

Al igual que las obras del Fleta, el derribo de la torre generó mucha polémica. Los zaragozanos se dividieron en dos frentes: "turricidas" (favorables al derribo) y "turrófilos" (contrarios). Estos alegaron que la torre no estaba, como se afirmaba, en proceso de ruina -sufría cierta inclinación-, y emprendieron acciones para paralizar el proyecto municipal.

Entre estas iniciativas se encuentra la que ahora recuerdan desde APUDEPA, la recogida de firmas que nada pudo hacer para frenar el derribo. Pero la asociación de defensa del patrimonio cree que la situación ha cambiado. "La legislación actual protege al patrimonio, no como entonces", dijo Bitrián. Y es que el edificio modernista del teatro, construido por el arquitecto José de Yarza, goza desde 1986 de la catalogación de "edificio de interés arquitectónico", lo que implica que se deben conservar sus elementos más sobresalientes.

Carlos Bitrián también habló sobre la posibilidad de que finalmente el Fleta pudiera albergar la Filmoteca de Zaragoza, una de las que ahora se barajan para el teatro. "Los usos los tendrán que definir las administraciones. Sin embargo, nos parece poco serio que ahora se quiera dedicar a una cosa como la Filmoteca, para la que no hacía falta derribar la caja escénica, como se hizo", señaló.

APUDEPA, como en anteriores ocasiones, amenazó con emprender acciones contra la DGA si las "negligencias" de esta institución "perjudican al edificio". "Con la defensa del Teatro Fleta vamos a llegar hasta el final. Ojalá no tengamos que organizar más actos, pero si el Gobierno aragonés se empecina, nosotros también lo haremos", aseguró Bitrián.

Etiquetas