Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesEl presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur, recibirá la Medalla de Oro de Zaragoza

BATMAN

Christian Bale: "Cuando sueño con el actor que quiero ser, pienso en un camaleón"

El hombre que se esconde tras la máscara del superhéroe que arrasa en la taquilla veraniega.

Christian Bale no da un duro por la fama, pero lo arriesga todo por una gran interpretación. Ahora da vida al héroe de Gotham en "El caballero oscuro", la exitosa nueva entrega de una saga que muchos creían muerta hasta que Christopher Nolan volvió a recuperarla.

PREGUNTA.- ¿Qué le ha llevado a aparecer en dos historias sobre el mismo personaje?

RESPUESTA.- El reconocimiento que le hicieron a Chris Nolan cuando le ofrecieron hacer también la secuela. Eso me llevo a repetir la experiencia. Además, cuando firmas una entrega te obligan a firmar la siguiente. Yo quería hacer otra película de Batman porque así tenía la oportunidad de llevar el personaje a un lugar más oscuro. Voy a mostrar su vulnerabilidad, y si a la gente le gusta la película y lo que hemos hecho con el personaje, nos brindarán la oportunidad de llevarlo aún más lejos.

P.- ¿Cuál fue su estrategia para interpretar a Bruce Wayne y su álter ego Batman?

R.- Quería hacerlos completamente distintos a los anteriores Batman. No se trata de crear a Bruce Wayne dentro de un traje de Batman, sino de representar a un tipo que tiene muchos demonios en su interior, un hombre con muchísima energía negativa que no sabe como canalizarla. Está abrumado por los sentimientos de culpa que le provocan la desaparición de sus padres. Batman es su terapia, su escape, ha dejado de ser humano para convertirse en una criatura diferente, un ser que intimida a los demás y es precisamente esa característica la que me pareció muy atractiva.

P.- ¿Es cierto que tuvo que rodar muchas escenas peligrosas?

R.- Ha sido un rodaje memorable. He tratado de interpretar todas las escenas difíciles que me han dejado. Ha sido divertidísimo. Reconozco que me gusta sentir la adrenalina de esas escenas. Lo más curioso es que me siento muy cómodo en las secuencias de acción.

P.- ¿Cuál es su Batman favorito?

R.- El de la serie de televisión de Adam West. A Batman hay que interpretarlo con mucha carga cómica, pues en el fondo es un hombre corriendo dentro de un disfraz negro y con una capa. Piensa algo impensable: que puede desterrar el crimen por sí solo. Para mí, el mejor trabajo que se ha hecho de Batman ha sido el de la serie de televisión. A Batman hay que colocarle en situaciones extremas. No es un personaje divertido, pero necesitaba humor. Lo bueno de Batman es que ha sido representado de muchas formas distintas y todavía había espacio para mí, para darle una vuelta de tuerca más. No es el caso de Superman, que ha quedado fijado para siempre por la figura de Christopher Reeves.

P.- De una manera u otra, usted siempre ha evitado las películas comerciales. ¿Por qué este Batman en este momento de su carrera?

R.- Era una oportunidad de matar dos pájaros de un tiro. Quiero decir que Batman despertó en mí una pasión. Quería interpretar el personaje y, al mismo tiempo, trabajar a las ordenes de Chris Nolan, a quien considero un director fantástico. Esta es obviamente una película mucho más grande que las que he hecho hasta ahora en mi carrera. Espero que me dé la oportunidad de trabajar con él en un futuro. Como actor, siempre caminas por la cuerda floja y es muy importante mantener el interés de la audiencia respecto a tu trabajo. No quiero sonar presuntuoso, pero estoy dispuesto a celebrar el éxito de Batman y comerme un pastel en honor a esta película.

P.- ¿Qué tipo de superhéroe necesita el mundo en este momento?

 

R.- No tengo la menor idea. El poder de Bruce Wayne es su increíble riqueza. Ese es un poder real porque nadie tiene tiempo y dinero para hacer lo que realmente quiere hacer. Suena muy materialista, pero pienso que nacer inmensamente rico es algo positivo, le suceda a quien le suceda.

P.- Usted rodó la película "El imperio del sol", de Steven Spielberg, cuando tenía 13 años. Ha llovido mucho desde entonces, pero supo pasar la transición de actor niño a actor adulto. ¿A qué debe su éxito?

R.- Es curioso, mantuve una conversación sobre este tema con una familia que tiene a un niño actor en Hollywood. Mis padres siempre fueron muy abiertos, me dieron la oportunidad de trabajar en lo que a mí me gustaba. Mi carrera nunca fue tabú en mi casa. Supongo que triunfar y mantener la personalidad depende de cada uno. Los padres deben exigir un mínimo, porque hacer lo que quieras, a una cierta edad, puede ser peligroso, puede arruinarte la vida.

P.- ¿Fue diferente esta vez, sabiendo que el personaje estaba diseñado a su medida?

R.- Nunca he entendido eso de que un guionista haga un personaje a la medida del actor. Sucede lo contrario. Es el actor quien adapta al papel que hay que representar. No creo que Christian haya escrito el personaje para mí. Jamás le voy a reconocer eso.

P.- ¿Se considera un actor camaleónico?

R.- Cuando me siento solo en casa y sueño con el tipo de actor que quiero ser, pienso en un camaleón.

P.- Hábleme de su trabajo con Heath Ledger.

R.- Heath ha creado un personaje maravilloso, un oponente colosal para Batman, un Joker al que es un placer mirar. Heath, como actor, era anárquico, sorprendente y divertido. Creo que su presencia eleva la calidad de la película.

Etiquetas