Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

BICENTENARIO DE LOS SITIOS DE ZARAGOZA

Santa Engracia revive el día en que fue dinamitada

Una misa en la basílica zaragozana, acto central del bicentenario del fin del primer Sitio y la retirada francesa.

Vestidos de época. Así, como más a gusto se encuentran, celebraron muchos de los miembros de la Asociación Histórico Cultural Los Sitios de Zaragoza el día en el que se cumplían 200 años del fin del primer asedio por parte de los franceses. Asedio que terminó, lamentablemente, con la voladura del antiguo monasterio de Santa Engracia. El sagrado recinto, reconvertido hoy en una basílica con el mismo nombre, acogió en la tarde de ayer una misa en honor de todos los que lucharon en aquellos días.

Entre los asistentes, Carmen Izquierdo, condesa viuda de Bureta, "muy orgullosa" de su antepasada y de todos los zaragozanos de la época, quienes, "heroicos y bravos", defendieron la ciudad hasta el último aliento. Y, también, "maravillada" porque los actuales vecinos de Zaragoza recuerden con tanto cariño a los héroes.

Porque, una vez más, la convocatoria de la Asociación Los Sitios de Zaragoza, organizadora del acto, tuvo respuesta por parte del público, que se acercó a la basílica de Santa Engracia para recordar la efeméride. Mezclados entre la gente, algunos miembros de los Voluntarios de Aragón, otro colectivo recreacionista de aquellos días.

A las ocho y media de la tarde, en el interior del templo, una misa honraba la memoria de los que lucharon, tanto entre los muros del viejo monasterio, como en todas y cada una de las batallas de las que ahora se cumple el bicentenario. La celebración contó con la música del organista del Pilar, Juan Sanmartín.

Al finalizar la misma, se procedió a la lectura de la entrada correspondiente al domingo, 14 de agosto de 1808, del "Diario de los Sitios" de Faustino Casamayor. "Amanecimos libres de franceses", comenzaba el escrito. Para finalizar, Carlos Melús, presidente de honor de la Asociación Los Sitios de Zaragoza, recordó a aquellos valientes defensores de una ciudad que, gracias a ellos, es ahora heroica e inmortal.

Etiquetas