Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO ARAGÓN

Un búnker, refugio de peregrinos

La "sensación" en estos momentos en el valle de Canfranc es un búnker de la Línea P (creada por Franco para evitar una hipotética invasión a través de los Pirineos), que está siendo recuperado por un campo de trabajo internacional de jóvenes, y que va a ser ofrecido como refugio de peregrinos que hacen el Camino de Santiago. Teniendo en cuenta que se trata de una inhóspita construcción en hormigón armado, sin ninguna comodidad o amueblamiento en su interior, surge una pregunta casi obligada. Verdaderamente, ¿llegará a utilizarse?

"Se usará, se usará, sin duda -afirma el arqueólogo e historiador José Luis Ona, que ha coordinado los trabajos-. Porque ya tenemos una experiencia previa de otra construcción de este tipo que se ha recuperado en Villanúa, y se utiliza. Además, en el caso de las construcciones militares de Canfranc, hay que tener en cuenta que se van a emplear también para explicar lo que era la Línea P. El Ayuntamiento ya ha encargado la cartelería y los elementos informativos necesarios".

Desde hace varios años se organizan en el valle de Canfranc campos de trabajo relacionados con el Camino de Santiago. Para este año se pensó, junto a la asociación Sargantana, recuperar un búnker de la Línea P y vincularlo a la ruta. Se eligió un tramo oficial, la variante del Paseo de los Melancólicos de Canfranc Estación, que está sin señalizar, y luego varios asentamientos de la Línea P que han sufrido cierto deterioro por unas obras en las pistas forestales de la zona que acabaron colmatando las trincheras que unían las construcciones.

Trincheras y ametralladora

"En realidad, hemos convocado dos campos de trabajo -relata el arqueólogo José Luis Ona- Y entre los dos vamos a recuperar un asentamiento anticarro, una trinchera que une dos asentamientos de ametralladoras que defienden el túnel de la estación por el sur, y otros dos asentamientos de este tipo que son en los que estamos trabajando ahora. Aunque son todos muy parecidos, no hay dos iguales".

Es la construcción anticarro la que se ha elegido para que sirva como refugio de peregrinos. Se sitúa enfrente de la boca del túnel. La rodea una vieja pista forestal y a su espalda tiene el barranco canalizado de Sacal. Es una construcción de hormigón armado, muy mimetizada en el terreno porque, una vez construida en la década de los 40, se cubrió luego con tierra, en ella nació césped y maleza y, en los años 70, árboles. Hasta ahora se podía pasar cerca de allí casi sin advertir el búnker, que en su interior consta de una amplia cámara de techo plano y un habitáculo adosado, que debía servir como habitación o polvorín. Tiene dos aberturas, el acceso y la boca de fuego.

En el primer equipo de trabajo se han integrado 12 jóvenes españoles, 5 franceses, 1 turco y 1 surcoreano, todos de entre 18 y 26 años. El equipo de trabajo ha estado integrado, además de por José Luis Ona, por José Manuel Clúa, autor del libro "Cuando Franco fortificó los Pirineos. La Línea P en Aragón", y máximo especialista en la materia, José Sánchez Trullén y varios monitores de Sargantana.

Etiquetas