Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

TEATRO

Carmen Roche revisita "Otello" en el principal

El ballet de la zaragozana presenta hoy una mezcla de teatro y danza con la que quiere denunciar la violencia de género.

Entre el ayer y el mañana. El ballet de la aragonesa Carmen Roche ha cogido el mito del "Otello" de Shakespeare y lo ha modelado hasta hacer de él un alegato contra la violencia de género. La bailarina y maestra de bailarines se embarcó en el proyecto porque se siente "muy afectada con todas las noticias relacionadas con estas muertes, me sobrecoge, y me parecía un momento estupendo para hacer la obra". Y ahora, lo presenta el fin de semana en el Teatro Principal de Zaragoza, donde nació y donde empezó a formarse en la escuela de María de Ávila.

Para convertir el clásico de Shakespeare en danza, Roche se ha servido de dos de sus pupilos. El primero, Goyo Montero, nombrado mejor bailarín de la temporada 2003-2004 por los críticos del "Dance Europe Magazine", que se ha encargado de la coreografía, las luces y el vestuario. Y el segundo, su hijo, Víctor Ullate Roche, que interpreta a uno de los dos Yagos en los que el coreógrafo ha desdoblado el personaje del villano. Ambos bailarines, amigos desde la infancia, trabajaron en el maléfico Yago "centrándonos en la manipulación a Otello", explicó Ullate ayer en Zaragoza. "Cuando me lo propuso, le pregunté a Goyo cómo haría para contar una historia tan dura en un ballet. Después cuando la estrenamos y vimos la reacción del público, me quedé más tranquilo", reconoció.

Para poner en escena la trágica historia universal, la compañía se sirve de doce bailarines y un actor-bailarín, el propio Ullate, que va narrando la historia a través de comentarios y monólogos hasta derivar en el momento en que Otello decide matar a Desdémona, "el punto cumbre de la obra", según Ullate, y que se ha querido abordar "muy delicadamente, con toda elegancia", en opinión de Roche.

No hay justificación

El montaje, que mezcla danza, teatro, música y luz, prescinde de todo decorado en favor de audiovisuales, que recogen noticias de la actualidad que inciden en el drama de la violencia de género. "Tocar los temas que más nos preocupan es una obligación para los artistas -opino Ullate-. En la obra, la actitud de Otello está justificada por el personaje de Yago. Pero, hoy día, puede haber algún Yago rondando, pero no está justificado de ninguna manera".

El bailarín, muy popular a raíz de su participación en televisión en "Fama", reconoció que fue difícil meterse en el papel, pero no tanto trabajar con su madre. "Aprendí de ella, pero es lo primero que hacemos juntos", precisó. Roche le devolvió el guante y agradeció a su hijo haber mostrado la danza "como una profesión seria, en la que hay que trabajar mucho", a través de la televisión. "Me daba miedo al principio -reconoció Carmen Roche-, pero ahora está llegando gente a mi escuela que quiere bailar funky, pero sabe que tiene que empezar con el clásico, y todas mis compañeras me llaman para que dé las gracias a mi hijo".

La zaragozana, que en 1995 fue galardonada con la Medalla al Mérito de las Bellas Artes por el Ministerio de Cultura, creó el Ballet Carmen Roche en 1998. La compañía pretende difundir las obras básicas del patrimonio del ballet clásico, mezclándolo con el baile contemporáneo. En este sentido, y tras "Desde Otello", su último montaje ha sido "Cenicienta", una adaptación de Olga Margallo que ha contado con la coreografía de Tony Fabre.

Antes de la Expo

La obra que ahora presentan en el Principal ha girado durante dos años por España y obtuvo el Premio Villa de Madrid 2006 a la mejor Coreografía. Presentarla en Zaragoza era otro de sus objetivos: "Me hacía ilusión estrenarla aquí, porque es como mi segunda casa, donde vive mi familia", manifestó ayer Víctor Ullate. Por su parte, su madre se mostró encantada de poder traer la obra al lugar donde nació, aunque lamentó que no se hubieran acordado de ella para poner en marcha un espectáculo durante la Expo. "Bueno, somos la guinda antes del pastel", le animó su hijo. Una guinda que se podrá disfrutar en tres únicas sesiones: hoy y mañana, a las 21 horas y, el domingo, a partir de las 19.

Etiquetas