Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ARTE

Las estremecedoras obras hiperrealistas de Hanson, por primera vez en España

Veintidós obras forman "Esculturas del sueño americano" en la que se recorren treinta años de la trayectoria artística de Hanson (1925-1996), uno de los escultores más reconocidos de finales del siglo XX y precursor del hiperrealismo.

Las hiperrealistas y estremecedoras esculturas de Duane Hanson pueden gustar o no, considerarse arte o no, pero de lo que no hay duda es de que no dejarán indiferentes a los visitantes de la primera exposición que la Fundación Canal dedica en España al artista norteamericano.

Veintidós obras forman "Esculturas del sueño americano" en la que se recorren treinta años de la trayectoria artística de Hanson (1925-1996), uno de los escultores más reconocidos de finales del siglo XX y precursor del hiperrealismo.

María Espinosa, comisaria de la muestra que estará abierta hasta el 24 de agosto, lleva dos años viajando por Europa con sus "amigos" en una itinerancia que le trae ahora a Madrid.

Acompañada de Wesla Hanson, viuda del escultor, la comisaria recordó que Hanson intentó en los inicios de su carrera participar en los movimientos abstractos del momento. "Pero no se encontraba cómodo, a él le interesaba la figura humana".

En un recorrido por su trayectoria, la exposición muestra tres décadas de su producción, "desde esos inicios, marcados por la crítica social en piezas como "Trash" (1967); hasta la madurez con obras como "Old couple on a bench" (1994), pasando por estereotipos de su país, como "Cowboy" (1984)".

La visión de las espaldas de las figuras que componen "Man on a mower"(1995), su última obra, inquietan al visitante en el comienzo del recorrido en el que la comisaria, en la presentación a la prensa, ha incluido personajes reales cuya dificultad de identificación ponía de relieve la hiperrealidad de Hanson.

La pareja de ancianos, sentada en un banco y separada por el bolso de ella, refleja el paso de los años entre ambos. A pesar de que comparten una larga convivencia, Hanson estudió la distancia física y psicológica entre ellos: comparten el mismo espacio pero están perdidos en sus pensamientos.

Junto a esta obra se exhiben las dos únicas piezas que realizó por encargo: "Mary Weisman" y "Executive in Red Chair", opuestas totalmente a las anteriores, en las que el autor ha reflejado el éxito y la obtención del sueño americano. "Pero son obras que se nota fueron hechas por encargo; no transmiten el interior de sus personajes", comentó Espinosa.

La persona

El tema principal de la obra de Hanson es la persona, por lo que para realizar la mayoría de sus esculturas elegía a un ciudadano medio, anónimo, de cualquier edad. "En otras ocasiones, como en "Medical Doctor" o en "High School Student", son sus propios hijos los representados".

En su búsqueda de la singularidad de lo cotidiano, captura estereotipos de la sociedad americana de los años 70 a los 90 y recrea figuras de personas corrientes en actitudes tan comunes como la de los obreros en "Lunchbreak", escena creada a partir de todos los utensilios que compró a un grupo de obreros a los que llevó a su taller y convirtió en protagonistas de su obra; el "Policeman" que vigila la exposición o la limpiadora, representada en su ya emblemática "Queenie II".

Esta mujer, de mediana edad, negra, con la mirada triste, retrata el cansancio y la frustración de buena parte de la clase trabajadora, de los "perdedores" que no han alcanzado el éxito social o económico.

El sueño americano también esta puesto en cuestión en obras en las que trata la guerra del Vietnam, la masacre de Tian'anmen, el racismo o el aborto, como en "Abortion"(1965), la primera de las obras que se conserva de él ya que todas las anteriores las destruyó, en la que denuncia la muerte de mujeres a causa de abortos ilegales.

Las esculturas de Hanson, salvo excepciones, se caracterizan por haber sido concebidas a tamaño real sobre modelos al natural, utilizando el vaciado en escayola, para ser moldeadas después en fibra de vidrio, polivinilo, bronce o resina epoxi y pintadas a mano.

Arrugas, descolgamientos, celulitis, manchas, edemas, y otras imperfecciones propias de la edad adquieren una realidad total, especialmente en las manos en las que se transparentan venas superficiales y algunas manchas. Incluso pueden apreciarse pliegues de rodillas y muñecas.

Etiquetas