Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

GOYA

Christie's subastará en julio tres dibujos de Goya "perdidos" desde 1877

Una de las obras es "El alguacil Lampiños cosido dentro de un caballo muerto", basada en su suceso ocurrido en la capital aragonesa, como explica el pintor debajo del dibujo: "En Zaragoza a mediados del siglo pasado, metieron a un alguacil llamado Lampiños en el cuerpo de un rocín muerto y lo cosieron; se mantuvo vivo toda la noche".

Christie's subastará el próximo 8 de julio en Londres tres dibujos de Francisco de Goya que podrían superar en la puja los dos millones de libras y a los que se les había perdido el rastro en 1877, año en que fueron subastados en un hotel de París.

La sala de subastas ha presentado los tres trabajos del artista aragonés, que serán exhibidos por primera vez al público en 130 años, y que ilustran los dibujos "Bajar riñendo" y "Arrepentimiento". El tercero es "El alguacil Lampiños cosido dentro de un caballo muerto", basada en su suceso ocurrido en zaragoza, como explica el pintor debajo del dibujo: " En zaragoza a mediados del siglo pasado, metieron a un alguacil llamado Lampiños en el cuerpo de un roncín muerto y lo cosieron; se mantuvo vivo toda la noche".

Benjamin Peronnet, experto de Christie's en dibujos antiguos y del siglo XIX, ha explicado que estos tres dibujos pertenecían a una serie de ocho diarios personales de Goya, que no eran preparatorios, sino dibujos improvisados sobre lo que ocurría a su alrededor.

Según Peronnet, el 2 de abril de 1877 una importante casa de subastas parisina ofreció una serie de 150 dibujos tomados de esos famosos álbumes privados del artista. Los tres dibujos que se subastarán el próximo mes de julio provienen de dos de esos álbumes, con escenas y estilos completamente distintos, ha precisado.

Los actuales propietarios, una familia suiza, sospecharon, al hacer inventario de sus propiedades, sobre la autoría de Goya en uno de los dibujos y contactaron con los especialistas de Christie's, que confirmaron sus sospechas. El resto de los álbumes está integrados por dibujos que permanecen en manos de coleccionistas privados.

Según mostró Peronnet a la prensa, los dibujos están aún montados en los soportes que se crearon específicamente para la subasta de 1877, y aún se pueden ver los pequeños agujeros en la parte superior de cada uno producidos por los clavos con los que se colgaban en las paredes del hotel Drouot de París.

Al no haber sido nunca enmarcados ni expuestos a la luz, el estado de conservación de los tres dibujos es "excepcional", y como prueba de su autenticidad Peronnet ha mostrado hoy el fino papel rosa que el pintor solía pegar detrás a sus dibujos.

El experto en dibujos antiguos de Christie's ha explicó que los ocho álbumes de Goya pasaron a la muerte del pintor, por herencia, a a su hijo Javier, quien a su vez al morir se los dejó a su hijo Mariano, y éste se los vendió a Federico de Madrazo, pintor español, que los cambió de sitio y de numeración, y finalmente los llevó a la subasta de París 1877.

Benjamín Peronnet ha considerado que el dibujo "Bajar riñendo", que formaba parte de un álbum de 1819-1823 y muestra a cuatro mujeres luchando mientras vuelan por el aire, es posterior a los otros dos.

Peronnet ha definido como el "más macabro" de los tres el dibujo de "El alguacil Lampiños cosido dentro de un caballo muerto" (1912-1820), que representa a un hombre en el interior de un caballo rodeado de perros ladrando.

Este dibujo tiene una inscripción en la parte inferior en la que explica la historia: "En Zaragoza, a mediados del siglo pasado, metieron a un alguacil llamado Lampiños en el cuerpo de un rocín muerto y lo cosieron; toda la noche se mantubo vivo".

El Museo Metropolitam de Nueva York posee otro dibujo en el que se muestra la posterior muerte de Lampiños mediante inyecciones de cal viva. El tercer dibujo, "El arrepentimiento", procede del mismo álbum que el anterior, y representa a un hombre sentado rezando frente a una cruz.

Etiquetas