Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

Tom Cruise: heterosexual, arrogante y controlador

Una biografía no autorizada de Andrew Morton muestra el perfil menos amable de la estrella de Hollywood.

Heterosexual, arrogante y controlador. Así es el Tom Cruise que retrata Andrew Morton en la biografía, por supuesto no autorizada, que ha hecho de la estrella de Hollywood. Tras investigar durante dos años sus inicios y primeros éxitos, su trillada ambigüedad sexual, su intensa vida sentimental, la posición que ocupa dentro de la Cienciología y qué y quienes se esconden tras esa "oscura" fe, Morton cuenta quién es realmente este famosísimo actor y productor norteamericano.

"Lo que menos me gusta de Tom Cruise es su arrogancia, siempre cree estar en posesión de la verdad. Nunca duda de que la razón está de su parte", declara el que ha sido el azote de varias celebrities. Autor de la polémica y exitosa 'Diana, su verdadera historia', este multimillonario biógrafo inglés está de nuevo en el ojo del huracán por su última obra: el perfil menos amable de Tom Cruise, obra que se acaba de lanzar en España, donde el altísimo y listo Morton se ha pasado tres días atendiendo a los medios de comunicación.

Desde que encontró el filón en Diana de Gales con la publicación de un volumen en el que relató las desavenencias de la princesa con Carlos de Inglaterra y presentó a lady Di como una mujer abandonada y bulímica que había intentando suicidarse varias veces, Morton ha apuntado a varios famosos como la ex becaria Mónica Lewinski, Madonna y los Beckham. Ahora le ha tocado el turno al que hasta hace muy poco era la estrella más influyente y poderosa de Hollywood: Cruise.

El controvertido biógrafo se ha entrevistado con profesores, novias y amigos del que fue pareja de Penélope Cruz para hacer un retrato "más íntimo y humano" del protagonista de la saga 'Misión imposible', del que niega su supuesta homosexualidad y critica sus ataques a la psicología. El morbo está servido en este nuevo libro que ha sido prohibido en Gran Bretaña y que en Estados Unidos se ha colocado en el número uno en las listas de 'The New York Times'.

Muy orgulloso del que es su cuarto best seller que acaba de salir en nuestro país (Temas de Hoy), Morton dice que no es nada polémico, pero a todos sus trabajos les envuelve el escándalo. "Yo siempre cuento la verdad", apostilla este profesional que trabajó para el periódico sensacionalista 'Daily Express' que siempre está en el filo de la navaja.

Morton, que no conoce a Cruise (ni siquiera solicitó una entrevista con él), no hace grandes descubrimientos sobre el astro estadounidense, a quien define como un hombre "muy familiar y controlador. Es muy cabezota y, aunque resulta muy cercano para millones de personas, detrás de su blanca y perfecta sonrisa se esconde un tipo muy duro y controvertido que antaño era muy celoso de su intimidad", señala.

La escena en la que Cruise saltaba en el sillón del show de Oprah Winfrey para hacer público su amor por Katie Holmes, hoy su esposa y madre de su única hija biológica, Suri -con su segunda mujer, Nicole Kidmann, adoptó dos niños-, llamó la atención de Morton. "Hasta ese momento había controlado su vida privada y, de pronto, pierde los estribos y quise saber por qué", recuerda el escritor, que, tras pasar revista a todas las mujeres de su vida afirma con rotundidad que la que más influencia tiene sobre él es su madre, Mary Lee Mapother. "Su casa es un matriarcado. Estuvo presente en el nacimiento de Suri y Cruise siempre habla con mucho cariño de ella, mientras que de su padre nunca dice nada. Para él no hay medias tintas, sólo blanco o negro. Es una persona muy radical".

Por y para la Cienciología

Para Morton, Cruise es un producto típico de la sociedad contemporánea y en él se da "la peligrosa combinación del culto a la personalidad que dedicamos a las estrellas del cine y el fervor religioso". Pero no todo es negativo. El escritor alaba "su determinación, fuerza, su pasión por el trabajo y sus ganas de aventura. Además, es muy buen actor".

Y eso que ha bajado escalones en la exclusiva lista de los más poderosos de Hollywood porque su último trabajo, 'Leones por corderos', se quedó por debajo de las expectativas. "Perdió puntos cuando denunció el uso de medicamentos para problemas psicológicos y psiquiátricos, tema que se centró en Brooke Shields porque la actriz se estaba medicando para salir de una depresión postparto. Pero sigue siendo un gancho para la taquilla y, además de actuar, tiene muy buen ojo para los proyectos que apoya como productor".

El escritor subraya que no se puede entender a Tom Cruise sin la Cienciología, y apunta que sus relaciones con Nicole Kidman y Penélope Cruz terminaron porque ninguna de las dos intérpretes se unieron a este culto. "Cruise actúa como un político, y utiliza su popularidad para hacer publicidad y ejercer presión en benefició de esta Iglesia, a la que también pertenece John Travolta, pero éste no les dice a los demás cómo tienen qué vivir. Hay estudios en Hollywood que dan más trabajo a los cienciólogos que a los que no lo son".

También echa por tierra los frecuentes rumores sobre su homosexualidad. "Siempre ha estado rodeado de mujeres", apunta Morton, a quien los abogados de Cruise amenazaron con una querella de 100 millones de dólares. "No han podido hacer nada porque no han encontrado nada que no fuera cierto", subraya el que se define a si mismo como el "Neil Armstrong de la biografía".

Etiquetas