Despliega el menú
Ocio y Cultura

POP

Madonna da a probar su "Hard Candy"

El nuevo disco de la "reina del pop" se presentó en directo en Nueva York. Justin Timberlake la acompañó sobre el escenario.

La cantante estadounidense Madonna presentó el miércoles por la noche (madrugada del jueves en Europa) en Nueva York su último trabajo de estudio, "Hard Candy", en una actuación que reunió a unas 3.000 personas y en la que le acompañó Justin Timberlake. La "reina del pop" ofreció su primera actuación desde la publicación de este álbum de estudio, que salió a la venta esta misma semana en todo el mundo y en el que se ha dejado dirigir, además de por Timberlake, por los productores Timbaland y Pharrell Williams.

En 40 minutos, Madonna ofreció seis canciones, de las que cuatro pertenecen a "Hard Candy", un trabajo en el que combina diferentes estilos, como el pop, el dance y los sonidos urbanos que tan bien se le dan a sus nuevos productores y que tanto gustan al público más joven. Ante una audiencia de lo más variopinta, con fans de sus diferentes etapas, la "ambición rubia", con su habitual imagen de "dominatrix", desgranó algunos de los platos fuertes del álbum que supone el final de su trayectoria ligada a la discográfica Warner.

Con el pegajoso sonido de "Candy Shop", que abre el disco, Madonna saltó al escenario, subida a un trono formado por la "M" de su nombre y rodeada por seis bailarines con los que dejó claro que su intención es hacer bailar al público con este nuevo trabajo.

Tras saludar a los fans de su ciudad, agarró la guitarra y, sonriente, decidió sentarse para cantar "Miles away", uno de los nuevos temas que podría convertirse en el próximo sencillo.

Uno de los momentos más intensos llegó con la aparición en el escenario de Justin Timberlake, con quien interpretó "Four minutes", canción con la que ha presentado este nuevo trabajo. "Me siento como la chica con más suerte del mundo", dijo Madonna, quien alabó el trabajo tanto de Timberlake como del resto de colaboradores, entre los que mencionó a Timbaland y al rapero Kanye West, quien aparece en el remix de "The beat goes on".

Madonna sorprendió con una versión rock de "Hung up", canción con la que consiguió colocar su anterior disco, "Confessions on a dance floor", en los primeros puestos de las listas de ventas. El público se entregó, sobre todo, con este tema, que la cantante inició con un "a la mierda con el presente, volvamos al pasado".

"Cada vez que saco un disco me siento como si fuera la primera vez y creo que es el mejor", dijo Madonna, quien siguió con un espectáculo en el que cantó otro de los probables sencillos, "Give it 2 me". El último tema de la noche fue otra vuelta al pasado, ya que optó por recuperar "Music".

Etiquetas