Despliega el menú
Ocio y Cultura

DÍA DEL LIBRO

Libreros y editores celebraron "el mejor Día del Libro de la década"

Miles de personas aprovecharon el buen tiempo para curiosear en los puestos y comprar novedades editoriales

"El mejor Día del Libro en lo que va de década". Así definían ayer los libreros los resultados de una jornada festiva en la que la letra impresa, también, fue protagonista. "Estamos completamente encantados -resumía César Muñío, de librería París-. A diferencia de otros años, en los que la gente pasaba por aquí y acababa comprando algo, este año ha venido mucho público expresamente a comprar libros. Esa es la noticia". Pero, ¿no se estaba barruntando una crisis económica? "A lo mejor es que el libro es un vicio barato", subrayaba Muñío. Y Eutimio Merino, de la General, ironizaba: "A ver si resulta que para combatir la crisis lo mejor que hay es un libro". El caso es que el día lució estupendo, que la fiesta caía en miércoles y no había puente, y que este año los espectáculos y actividades de animación en el paseo de la Independencia no robaron protagonismo a autores, editores y lectores. Parecida opinión tenían los libreros que participaron en la celebración en Huesca, como viene siendo habitual, en los Porches de Galicia. Así, todo se confabuló a favor del Día del Libro, que cada uno lo vivió a su manera. Los puestos de dos veteranas librerías zaragozanas, como París y Cálamo, estaban separados apenas por unos metros, pero en realidad eran mundos distintos. Mientras el primero triplicaba el espacio normal y tenía a tres o cuatro autores firmando ejemplares simultáneamente, el segundo tan solo ofrecía al público cinco títulos. Toda una apuesta. "Nos gusta mucho invitar a los autores -apuntaba Muñío-. Y a los lectores también: buscan la firma".

Para Félix González, de Los Portadores de Sueños, la celebración no tiene únicamente fines económicos. "Se vende más, es cierto, pero no al nivel de lo que ocurre en Barcelona. En nuestro caso, como lo que traemos es lo que tenemos en la librería, el 23 de abril sirve para darnos a conocer, para que el público, que a lo mejor no sabe dónde estamos, vea cuál es nuestra apuesta".

Para algunos, como sucedía con La Casa del Libro, era el primer 23 de abril en Aragón. "Tradicionalmente para nuestra cadena de librerías, este es el día de mayor facturación del año -confesaba Hermelo Delgado-. Se vende tanto como el día más fuerte de la campaña navideña. Pero en nuestro caso es importante también para darnos a conocer. En Zaragoza tenemos apenas tres meses de historia, y aunque cada día nos conoce más gente, esto sirve para que se compruebe el servicio y la atención que ofrecemos".

Algo parecido buscan editoriales como Xordica. "Para un editor local resulta muy favorable participar en el Día del Libro -afirmaba Chuse Raúl Usón-, y más si funciona tan bien como este. Pero también es una manera de individualizarse frente a los demás, para que cualquiera, de un golpe de vista, pueda ver cúal ha sido tu trayectoria en los últimos 14 años. Porque lo normal es que tus libros se pierdan en el océano de novedades que llegan a las librerías".

El auge de la novela histórica

Para Eutimio Merino, de librería General, lo importante es que "es un día en el que viene público de todas las edades. Acude el cliente fijo de la librería, pero, también, el que habitualmente no lo hace, y es una buena oportunidad para acercarle al libro". La General acaba de estrenar diseño interior, donde conviven codo con codo libros de Historia y novelas históricas. "El 43 por ciento de los españoles que leen libros se decanta por la novela histórica", concluye Merino.

Para Joaquín Casanova, de Central, "esto, cada vez más, es una fiesta, y los autores aragoneses están siendo invitados de honor. Ahora hay que apoyar la creciente industria del libro en Aragón".

Participaron también librerías de viejo como Luces de Bohemia -"es una fiesta cultural, y tenemos que estar", aseguraba Nacho Asín- y Prólogo. Y el Día sirvió también para que escritores, libreros y editores intercambiaran noticias. Antonio Pérez Lasheras contaba que Prensas Universitarias estaba cerrando un acuerdo para que le distribuyan libros en Estados Unidos. Y la escritora Aloma Rodríguez, que sigue disfrutando del éxito de su "París Tres", confesaba estar trabajando en una nueva novela. "Es una reflexión sobre las relaciones humanas, a partir de una chica que entra a trabajar en un gran parque temático". Para saber más.... quizá en el próximo Día del Libro.

Etiquetas