Despliega el menú
Ocio y Cultura

PATRIMONIO

La orden del juez muestra que el Odyssey actuó con falsedad

El dictamen de un juez de EE.UU. sobre la información presentada por Odyssey relativa al tesoro multimillonario que extrajo en mayo de 2007 indica que esa empresa actuó de forma "carente de sinceridad", dijo el abogado que representa a España.

La orden dictada el jueves por el juez encargado del caso, Mark A. Pizzo, significa que la empresa estadounidense Odyssey se ha comportado de una manera "carente de sinceridad y completamente absurda", indicó en un comunicado James Goold, letrado que representa al Estado español. Se trata de una "declaración muy fuerte" del tribunal donde se instruye el caso y "yo estoy completamente de acuerdo" con el dictamen, destacó Goold.

El magistrado denegó la petición de Odyssey de mantener la confidencialidad de la información entregada sobre la identidad del pecio "Black Swan" (Cisne negro), valorado en más de 500 millones de dólares y que España reclama como suyo, según un comunicado difundido el jueves por la propia empresa.

El magistrado había dado un plazo de treinta días a la empresa submarina estadounidense para que identificara el pecio conocido como "Cisne negro" y, en el caso de que no pudiera decir el nombre de algún buque, expusiera las hipótesis más probables.

Respecto del escollo que supone la identificación del barco, Odyssey explicó que siempre había evitado avanzar teorías y conjeturas sobre la identidad del navío naufragado debido a que los "análisis" no arrojaban un "nivel de certeza suficiente".

La posible identificación del "Cisne negro" como buque español es pieza clave en la reclamación del Estado español sobre el tesoro de 500.000 monedas de plata, valorado en más de 500 millones de dólares, recuperado por Odyssey en aguas del Atlántico.

Según Goold, el fallo del juez también hizo referencia a las insistentes peticiones de Odyssey para mantener en "secreto" la información, lo que contradice la idea de que sólo buscaba "proteger la seguridad del lugar" donde se localiza el pecio.

El tribunal de Tampa (Florida) encontró, precisó Goold en el comunicado, que las acciones realizadas por la empresa de exploración submarina tenían como objetivo más probable "inflamar una frenética caza de tesoro". "Es también una fuerte condena de Odyssey" por parte del tribunal donde se instruye el caso, manifestó.

El juez Pizzo también calificó de "presumiblemente inciertas" las respuestas dadas por Odyssey a la información requerida sobre la identidad del pecio, según el abogado. En ese sentido, Goold mostró su escepticismo sobre la "absurda" información presentada al juez por Odyssey sobre la identidad del barco naufragado.

"La respuesta que proporcionó Odyssey al tribunal incluye la absurda declaración de que las 17 toneladas de monedas de plata y cientos de artefactos pudieron haber sido arrojados por la borda de un misterioso buque", agregó.

Odyssey explicó en un comunicado del jueves que la nave "Nuestra Señora de las Mercedes" (un buque español hundido en 1804) pudiera ser uno de los nombres relacionados con el pecio.

Según Odyssey, se trataría de "una embarcación española que había sido asignada para el transporte de correspondencia y de pasajeros", así como de "bienes comerciales y otro tipo de carga en el momento de su hundimiento".

Entre las hipótesis sobre la identidad del barco naufragado de donde procede el tesoro se barajaba, desde un principio, entre otras posibilidades, la de "Nuestra Señora de las Mercedes", una fragata española que se hundió en 1804 durante un asalto de una escuadra inglesa.

Etiquetas