Despliega el menú
Ocio y Cultura

ESPECTÁCULOS

Auditorio y Principal concentran la oferta cultural de Zaragoza fuera de la Expo

El adiós de Noches con Sol se une al cierre extendido en las salas con música en directo. La Mozart, el teatro del Coso y el Teatro del Mercado son el contrapeso, con programas de altura.

En las películas del Oeste, cuando se quería evocar lo desértico de un pueblo, el recurso de los matojos rodantes por el centro de la calle principal solía ser muy común, tanto como el primer plano del "saloon" o el ruido del viento. No llega a tal extremo la cosa en Zaragoza en su verano cultural fuera del recinto de Ranillas -donde los miles de espectáculos de la Expo generarán el efecto contrario-, pero sí hay merma de oferta. La Sociedad Zaragoza Cultural, que pasó en marzo sus momentos más complicados, quiere cauterizar la herida causada por el déficit de los dos últimos años con la política de reducción de gastos que había llevado a una desaparición generalizada -o varias reducciones a la mínima expresión- de referencias culturales. Y hay víctimas.

Faltará el ciclo En La Frontera, que animaba tradicionalmente la primavera y los albores del verano, bajo la promesa de un retorno glorioso en 2009 que requerirá en su momento de un ejercicio de confianza grande. Faltará Noches con Sol, una de las mejores noticias veraniegas de los últimos años, cuyos actores potenciales estarán repartidos entre el Balcón de las Músicas -programación que, por cierto, se hizo pública ayer y a la que se hace referencia en las páginas de información local de HERALDO- y el anfiteatro fluvial de la Expo, con capacidad para 7.000 espectadores.

Festivales

Por otro lado, no todo es apretura de cinturón. Finalmente habrá Monsters/Metalway para los metálicos y Zaragoza Ciudad para la tribu hiphopera; con menos aporte económico desde el Ayuntamiento, eso sí. Se mantienen apuestas de impacto reducido y arraigo grande, como el Ciclo de Intérpretes en Aragón del Foro y el Trayectos, Festival de danza en la calle, que gracias a la entrada del Gobierno de Aragón en tareas organizativas y patrocinadoras irá también a Huesca y Teruel.

Los museos estarán activos, aunque dos de los principales -el Gargallo y el Serrano- seguirán cerrados por reformas y desencuentros en la asunción de responsabilidades. El verano será de Goya en el Museo de Zaragoza, mientras que la Lonja albergará la muestra "Zaragoza y Aragón. Una encrucijada de culturas", una visión artística e histórica de esta Comunidad. También estará abierta la muestra "Zaragoza y los Sitios" en el Centro de Historia, y en la Casa de los Morlanes estará la exhibición "Vidas minadas" del colaborador habitual de HERALDO y reciente ganador del Ortega y Gasset de periodismo gráfico Gervasio Sánchez. Y varias galerías privadas han manifestado su voluntad de abrir hasta finales de julio.

"No podemos competir"

El problema está en las salas de música en directo, lo tienen las promotoras, y se traslada a los espectadores. Otros años se cerraba en agosto. Este año, nadie se atreve a moverse desde mitad de junio. "¿Para qué? No hay hoteles, no hay promoción". Es la queja de algunos de los programadores más activos de la ciudad, especializados en música alternativa.

Los garitos descansarán más de lo habitual. Este verano no están previstos conciertos ni sesiones especiales (salvo fiestas privadas) en Oasis, Casa del Loco, Reset, Mar de Dios, Campana de los Perdidos... la Bass Space sí seguirá a tope, pero el visitante se encontrará pocas alternativas fuera del meandro multicolor.

Hay nuevos actores en este escenario. En el plazo de dos semanas abre una nueva sala en la plaza Utrillas, Arena Rock, que en su día generó el rechazo del vecindario por pensar que se trataba de otro tipo de negocio. Insonorizada y decorada con motivos rockeros de corte clásico, la sala -que tendrá horario extendido- piensa programar conciertos una vez al mes. También planea abrir un club vanguardista, Kubik, a orillas del Ebro, con programación de corte "under".

Además de la voluntad del Ayuntamiento de no contraprogramar a la Expo, hecho reforzado por el dato de que el Ayuntamiento no tiene un euro de más este año para invertir en cultura, no se dan facilidades -hecho denunciado por algunos promotores- para usar espacios públicos o de gestión mixta para conciertos este verano. "No hay posibilidad de conseguir, por ejemplo, la Multiusos o la plaza de toros este verano, ya nos lo han dejado claro", dicen los promotores.

El otro problema son los detalles. Se anunció una animación callejera que finalmente no existirá. Se les prometió a las pequeñas y medianas compañías teatrales que habría apoyos para programar en el período de la Expo, con lo que muchas de ellas hicieron planes para trabajar, pero finalmente solo hubo "ofertas para animar las colas de la Expo con espectáculos de 20 minutos", según la queja de un afectado.

Etiquetas