Despliega el menú
Ocio y Cultura

CINE

Un paseo por Loarre, Zaragoza y Veruela

El intérprete estadounidense visitó varios lugares de la Comunidad en febrero de 1989, donde rodó dos capítulos de una serie de la BBC.

Pocas veces ha conocido tanta expectación el aeropuerto de Zaragoza como la que se vivió la mañana del jueves 9 de febrero de 1989. Cientos de personas y un buen montón de reporteros se apiñaban en la pequeña terminal para no perderse la llegada del gran Charlton Heston, cuya visita había despertado un gran revuelo en la ciudad. A sus 64 años, ya no era el atlético joven de "Ben Hur", pero mantenía una erguida apostura de galán. Seguía siendo una estrella -aunque sus opiniones ultraconservadoras ya empezaban a empañar su aura-, y como tal fue recibida por los aragoneses aquel invierno de hace 19 años.

En su primera visita a Aragón, Charlton Heston no iba a rodar ninguna de las superproducciones que le habían hecho famoso. Su misión era filmar dos capítulos de la ambiciosa "Historia de la ópera", producida por la televisión británica BBC, y en la que él ejercía de presentador de los espectáculos. Su primera parada fue el castillo de Loarre, escenario perfecto para introducir al espectador en la ópera "Ernani", de Verdi.

La redactora de HERALDO Carmen Puyó se acercó hasta el enclave oscense y compartió mesa y charla con la estrella en un receso del rodaje. En un español muy rudimentario que había aprendido durante sus estancias en España en los años 60, Heston le confió que era consciente de que muchas personas estaban "enojadas" con él por sus posturas políticas: "Yo les irrito porque tengo un foro más o menos grande y he decidido usarlo para expresar mis ideas", dijo. Sin embargo, en contraste con la vehemencia con la que reafirmaba en público su ideario, no tuvo empacho en reconocerle a Puyó que consideraba a Vanessa Redgrave la mejor actriz del mundo. Y eso que Redgrave es conocida por su izquierdismo radical.

El Patio de la Infanta

De Loarre, Heston y su equipo se trasladaron de nuevo a la capital aragonesa y asentaron sus reales en el Patio de la Infanta. En ese privilegiado escenario se rodaron otras secuencias correspondientes al capítulo de "Ernani". En varios recesos de la filmación, el fotógrafo de HERALDO le sorprendió en actitudes relajadas y desprevenidas, consiguiendo unos retratos de gran autenticidad, alejados del protocolo y de la pose.

La jornada de ese día de rodaje concluyó en la localidad de Remolinos, y se reanudó a la mañana siguiente en otro escenario de excepción: el monasterio de Veruela. El periplo aragonés de Charlton Heston terminó en Zaragoza, en el palacio de la Aljafería, donde se desarrolla la acción de "Il trovatore". Y allí fue donde Heston explicó las claves de esa ópera italiana, en el escenario donde está localizada.

En su única estancia aragonesa, la estrella no protagonizó ninguna salida de tono. Educado, caballeroso y galán, Puyó destaca en sus crónicas que paseaba siempre de la mano de su esposa Lydia, la misma que le acompañó ayer en su lecho de muerte.

Etiquetas