Despliega el menú
Ocio y Cultura

CLÁSICA

María Eugenia Boix: "Las grandes voces acaban madurando sobre el escenario"

La joven soprano de Monzón, que acaba de grabar un disco interpretando poemas de amor de Ricardo Molina, canta mañana en el Auditorio junto a Ainhoa Arteta

"Lo primero es trabajar. Y entonces la suerte acaba llamando a tu puerta. Si no te aparece por un sitio, hay que buscarla por otro. Pero la suerte no llega sin trabajo". Lo dice María Eugenia Boix, una soprano de Monzón que puede vivir su lanzamiento definitivo en este 2008. Las cosas están rodando muy rápido para esta joven de 25 años que hace tan solo 10 meses ganó la beca Montserrat Caballé-Bernabé Martí, de Ibercaja, deslumbrando a crítica y público. Desde entonces ha cantado por toda España, desde la Belinda de "Dido y Eneas" hasta la Norina de "Don Pasquale". Pero ha hecho muchas más cosas, tantas que resulta imposible encasillarla. Hace unas semanas presentaba en Córdoba el disco "Amor al desnudo", en el que canta los versos del poeta cordobés Ricardo Molina. En septiembre grabará otro, de baladas celtas, con el grupo montisonense por el que siente devoción, Ensemble XXI. Y estos días está de gira por España con la Orquesta de Cadaqués, dirigida por sir Neville Marriner, y cantando junto a Ainhoa Arteta. Hoy lo hace en Murcia, mañana en Zaragoza, el viernes en León, el domingo de nuevo en la capital aragonesa pero sin Ainhoa Arteta...

"Canto junto a ella el dúo de sopranos del 'Sueño de una noche de verano', de Mendelssohn. Y para mí es un honor, claro. En junio pasado surgió la posibilidad de hacer una audición con la Orquesta de Cadaqués. Me fui a Valladolid, que es donde estaba entonces la formación, y su director titular, Gianandrea Noseda. Me oyeron, y les convencí".

María Eugenia Boix lamenta que muchos de sus paisanos no vayan a poder escucharla mañana porque las pocas entradas que salieron a la venta para el concierto -es de la Temporada de Primavera- se agotaron a las pocas horas. Y es que ella y su ciudad están unidos por un amor mutuo. "Yo es que, esté donde esté, nunca me siento lejos de Monzón. Siempre lo llevo en el corazón. Intento venir al menos una vez al mes, pasar por casa, ver a mi familia... aunque a veces no es posible. Pero siempre que estoy en Monzón intento echar una mano. Sigo cantando en la coral".

Presentaciones en toda Europa

"Amor al desnudo", el disco que ha grabado con poemas de Ricardo Molina, se presentará próximamente en la sede de la SGAE en Madrid. El Instituto Cervantes quiere organizar una serie de recitales en sus principales sedes europeas: Atenas, Múnich... "Me gusta mucho la poesía, por su musicalidad -asegura-, aunque los versos de Ricardo Molina reconozco que son un poco difíciles de cantar. Por eso el trabajo que ha hecho Ángel Andrés Muñoz componiendo la música es excepcional. Les ha dado un 'toque' especial".

Soprano lírico ligera que no se atreve a ponerle adjetivos a su voz, rechaza cualquier tipo de encasillamiento. "Quiero cantar, por encima de todo. Me gusta la música antigua, me encanta la ópera en escena, pero no me cierro a ningún tipo de música. Si solo pensara en cantar ópera sí que lo tendría más complicado, pero me gusta todo. Yo lo tengo claro: hay que estudiar muchísimo, pero donde acaban madurando las grandes voces es en el escenario".

O, lo que es lo mismo, técnica y tablas. "Una voz puede tener buen timbre y color... pero, como ocurre con todos los instrumentos musicales, hay que saber utilizarla". Y la belleza, ¿ayuda en estos tiempos en la carrera de una soprano? "No, lo que se necesita es tener presencia, 'transmitir' sobre el escenario. Hay sopranos que son guapísimas y no transmiten nada al público".

Etiquetas