Despliega el menú
Ocio y Cultura

MÚSICA

Andy Chango y Ariel Rot reeditan la conexión argentina en la Oasis

La Banda L'Ambar pondrá el contrapunto local (21.30) al dúo platense y su visión sardónica del rock.

Cuando Andrés Fejerman (hermano pequeño de Daniela, directora de cine) llegó a España hace diez años, Andrés Calamaro y, sobre todo, Ariel Rot le echaron una mano en sus primeros pasos por la vieja Europa. Venía para tres meses y la cosa se alargó. A estas alturas, quien más y quien menos ya conoce la trayectoria musical de Andrés con su personaje de no-ficción, Andy Chango, un tipo de filias muy químicas y verbo inacabable que pasa por ser uno de los artistas más divertidos que actualmente pululan por los escenarios.

La sala Oasis lo tendrá hoy con su compadre Rot en la guitarra y la Banda L'Ambar abriendo fuego como teloneros. A sus 37 años, Chango -también conocido en una etapa de su carrera como el Capitán Angustias, a quien encarnaba con traje y todo- pasa por un momento personal muy interesante. Algo tiene que ver la consolidación de su noviazgo con la actriz Emma Suárez, así como la paternidad responsable -que nunca orilló, ni siquiera en sus temporadas más tóxicas- y el entusiasmo vertido en su proyecto homenaje al escritor Boris Vian, que llevó por diversos escenarios españoles antes de navidades y que en algún momento de este 2008 se convertirá en disco.

El proyecto de "música cantada", como se le ha bautizado al invento, será un acercamiento reverente e intenso a la obra de este galo incansable, que falleció a los 39 años dejando atrás una vida llena de iniciativas y creatividad desbordante, parcela en la que incluyó -no es su faceta más conocida, precisamente- la composición de casi 400 canciones.

Chango estuvo hace poco en Zaragoza: concretamente, en septiembre pasado, en la Bass Space, donde estuvo cantando como invitado el vocalista de los teloneros de hoy: Rafael Sanemeterio, de la Banda L'Ambar. La sala se llenó de incondicionales de su humor afilado y su sabiduría escénica. Porque además de ser un "entertainer" muy notable, Chango es un orador ocurrente y locuaz, cuyo nivel de genialidad depende a partes iguales del estado en el que suba al escenario y el humor que le devuelva su audiencia de cada noche.

Un mes después de este concierto de la Bass, Ariel Rot vino a cerrar la programación musical de las fiestas del Pilar en la zaragozana plaza de las dos catedrales, compartiendo escenario con Puturrú de Fuá en una noche realmente variopinta.

Allí se pudo comprobar una vez más que pocos le ganan en oficio al señor Rotenberg -otro con hermana de cine: Cecilia-, a quien después de 30 años en España se le aprecia doblemente: con el calor reservado a los paisanos y la admiración que solo pueden motivar los maestros. En la guitarra, Rot lo es. Y su voz, que no está castigada por el paso de los años y la amenaza silente del lustro de vida intensa, pone el contrapunto perfecto a la cosa. Hoy, taza y media de ambos.

Etiquetas