Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Noche mágica sevillana

Anoche hubo 70.000 personas empeñadas en ponerle magia al guión, y vaya si lo consiguieron.

El concierto de Sevilla tuvo algo de mágico. Empezando, además, por el esqueleto. El estadio olímpico de La Cartuja es un Maracaná moderno, un anillo que recoge y devuelve todo el calor que brota del escenario y la "platea" de una manera natural. Anoche hubo 70.000 personas empeñadas en ponerle magia al guión, y vaya si lo consiguieron. Lograron que Enrique Bunbury se olvidara de las secuelas de la gripe y disfrutara en el escenario. "Hoy me lo he pasado muy bien" decía un sonriente Enrique en la fiesta posterior al concierto. Se notó.

Además, fue la noche de Phil Manzanera. Una velada festiva para la familia, ya que su hijo Charlie -the official "making off" man de la gira- cumplía 24 años. El único punto negro del día para ellos fue la derrota de Inglaterra en la final de la copa del mundo de rugby a manos de Sudáfrica. Por lo demás, a Phil se le vio suelto y feliz en el escenario: contó con la complicidad del grupo, con gestos específicos de Juan, Enrique y Gonzalo durante su celebrada participación en el primer bis del concierto, concretamente en "Oración" y "Tumbas de sal".

Fue la noche de los gestos cómplices. Incluso los repetidos. Las rutinas trabajadas en la gira brotaron una vez más. "¿Están preparados para la avalancha?" con fuego incluido, los confetis en "La chispa adecuada", el foco de "En los brazos de la fiebre", el pugilismo de Enrique en la pasarela, las púas de Gonzalo, Juan y Joaquín volando hacia el público junto con las baquetas de Pedro. Lo bueno del asunto es que la respuesta del público siempre tiene matices distintos, lo que hace que los nueve conciertos de la gira hayan dejado siempre un saco de sensaciones nuevas.

Hoy se repitió otra cosa agradable: la ausencia de problemas técnicos, con la excepción de un problema momentáneo en el pedal de Phil Manzanera, que el guitarrista de Roxy Music solventó con oficio poniendo a rugir su Gibson Firebird, admirada por los "backliners".

Cheste, allá vamos. Las carreras serán el día 27, desde los puntos de entrada a la valla que separa la zona general de la preferente. Más velocidad que los Ferraris, oigan: ayer esquivé un par de búfalos que amenazaban con tragarse mi cámara. Un gran final en un escenario elefantiásico. Una gira que no quiere acabar. El 18 de diciembre saldrá a la venta en CD + DVD de la gira, con el making off de Charlie (no se lo pierdan) como regalo.

- Ir al especial 'Héroes del Silencio: gira 2007'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión