Despliega el menú
Ocio y Cultura

Jornada de reflexión

Guatemala recibe a los Héroes, cuya expedición completa la forman unas 40 personas.

Montaje del escenario sobre el que se subirá Héroes del Silencio en el primer concierto de la gira 2007
Montaje del escenario sobre el que se subirá Héroes del Silencio en el primer concierto de la gira 2007
Pablo Ferrer

Comienza la gira de Héroes del Silencio. Al fin. Y lo hace de una manera atípica. Hoy es domingo y hay elecciones generales en Guatemala. El general Otto Pérez Molina, candidato del conservador Partido Patriota, ha enarbolado en los últimos compases de la campaña electoral un discurso populista enfocado en atajar el alto índice de criminalidad. Es segundo en las encuestas tras Álvaro Colom, de Unidad Nacional de la Esperanza. La gente anda tensa. Si hay segunda vuelta, las cosas pintan muy igualadas.

Se hace raro llegar a un país en plena jornada de reflexión electoral. Guatemala recibe a los Héroes –pertrechados en el repertorio con aquél jarabe de flor venenosa- con ley seca, medida preventiva que persigue más tranquilidad en la jornada electoral. Vamos, que se come sin vino y no hay cervecita social que valga. Anoche, al llegar, lo mismo. Todo sea por la paz social, como invocaba la ganadora del premio Nobel Rigoberta Menchú en un comunicado de prensa. En la puerta del hotel, no obstante, un muchacho ofrece discretamente un envío cervecero a domicilio por una módica suma. Nunca digas nunca jamás, decía Bond. Pero no, hay que descansar.

Ayer, en Barajas, el grupo era todo ilusión. La expedición completa la forman unas cuarenta personas. Enrique Bunbury –Enrique a partir de ahora: licencia de viajero- hace de portavoz improvisado: “Ya era hora de que llegara este día”. En el vuelo, mucha casualidad, casi cabalística: sonaba “Sirena varada” en el canal 13 de música –junto a Héroes estaban en la selección Vaya con Dios, Aute, Pink Floyd y Elvis: toda una mezcla- y las camisetas de la gira andaban distribuidas por todo el pasaje. Los cinco músicos se lo tomaron con calma: once horas de vuelo dan para mucha reflexión, aunque no se vaya a votar.

Las coincidencias continuaron con la selección de películas. Para empezar, los cuatro fantásticos y Silver Surfer: hay bromas por el paralelismo con la banda y el recién incorporado, Gonzalo Valdivia. La segunda tiene a Keith Richards y los piratas del Caribe en el fin del mundo, y la tercera es el drama rural de Félix Viscarret “Bajo las estrellas”, con la historia desgarrada del músico Benny Lakun.

El aeropuerto fue un trámite rápido. Por la noche, mientras los guatemaltecos reflexionan, tocó salir a husmear un poco: no mucho, por las circunstancias descritas. Una simple toma de contacto para fijar la sonrisa en todos los rostros. La cocina local es potente, por cierto, y muy sabrosa. Hoy por la tarde toca visita al recinto del concierto. “Luego les cuento, gente…”.

- Ir al especial 'Héroes del Silencio: gira 2007'.

Etiquetas
Comentarios