Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Pleno del Congreso sobre Política Social

El Congreso da luz verde al plan de choque contra el paro

En su comparecencia a petición propia, José Luis Rodríguez Zapatero ha reiterado su apuesta por las reformas estructurales y ha mostrado su convicción de que sólo siguiendo esa senda se podrá garantizar el Estado del bienestar.

El presidente del Gobierno avala su ponencia sobre Política Social con un gráfico
Zapatero reivindica el avance social, pero la oposición reprueba sus recortes
EFE. J.J. GUILLÉN

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reivindicado el avance de las políticas sociales desde 2004 y el mantenimiento de «lo esencial» a pesar de la crisis, pero el PP ha cuestionado sus cifras y la mayoría de la oposición le ha echado en cara los recortes del último año.

En el debate monográfico celebrado en el pleno del Congreso para analizar las políticas sociales, Zapatero ha querido demostrar con un aluvión de datos y gráficos que su Gobierno es el que más se ha preocupado por el Estado del bienestar, un discurso que ha derivado en una guerra de cifras con Mariano Rajoy y acusaciones mutuas de manipulación.

En su comparecencia a petición propia, el jefe del Ejecutivo ha reiterado su apuesta por las reformas estructurales y ha mostrado su convicción de que sólo siguiendo esa senda se podrá garantizar el Estado del bienestar.

Entre los retos de futuro, marcado por el envejecimiento de la población, ha destacado la educación, la conciliación, la vivienda y la sanidad y ha pedido al hemiciclo apoyo para esa nueva agenda social, aunque la oposición ha mostrado su desconfianza al repasar los ajustes aplicados desde mayo y los datos del paro.

Rajoy le ha afeado una gestión económica «ruinosa», le ha acusado de utilizar el gasto social como «paliativo de las calamidades» que está causando y ha considerado «una burla cruel y una broma de mal gusto» que quisiera «presumir» en la Cámara.

El jefe de la oposición ha intentado rebatir las cifras ofrecidas por Zapatero, quien, entre otros logros, había destacado que el 80% de la población desempleada está protegida, que el gasto en becas se ha duplicado desde 2004, que el salario mínimo ha aumentado un 39% o que las pensiones han subido un 51%.

Zapatero ha rebatido la incredulidad de Rajoy ante esas cifras y le acusado de intentar manipularlas. «Sus manipulaciones han sido hoy tan gordas como sus derrotas, como las que ha tenido y como las que les esperan en el futuro», le ha pronosticado.

Como en la mayoría de los debates económicos celebrados el año pasado, Zapatero ha vuelto a tener enfrente al grueso de la oposición e incluso los grupos que le permitieron sacar adelante los presupuestos para 2011, el PNV y CC, han cuestionado hoy algunas de sus políticas sociales.

Josu Erkoreka (PNV) le ha advertido de que el modelo actual «o se retoca o se hunde» y Ana Oramas (CC) ha lamentado que haya situado estas políticas «a la cola de sus prioridades» y la haya sometido «al veredicto de los mercados».

Zapatero, quien ha reconocido en esta sesión su parte de responsabilidad en la burbuja inmobiliaria, ha subrayado que los recortes en los presupuestos eran «excepcionales e imprescindibles» y ha advertido también al pleno de que para expandir el Estado del bienestar será necesario un crecimiento económico «sostenible y sostenido».

El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, ha subrayado que pocos gobiernos han sido tan duros con las políticas sociales y ha aprovechado el debate para criticar la aplicación de la ley de dependencia, denunciando como ERC que los gobiernos autonómicos deben hacerse cargo de la mayoría del gasto.

Aunque Zapatero ha garantizado que ese gasto está compartido a partes iguales por el Estado, las comunidades y los usuarios, no les ha convencido y Joan Ridao (ERC) le ha reprochado haber «fulminado» en menos de un año «lo único inteligible de su labor, la política social».

En la misma línea, el diputado de IU, Gaspar Llamazares, ha acusado al Gobierno de haber traicionando a trabajadores y ciudadanos, mientras que Franciso Jorquera (BNG) le ha responsabilizado de haber desmantelado un estado del bienestar «ya raquítico».

Zapatero ha reconocido que el gasto social en España se sitúa cinco puntos por debajo de la media europea y que le hubiera gustado conseguir más avances en esta legislatura, pero «lo hecho, hecho está» y los logros son «indudables», ha insistido.

Etiquetas