Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

ENERGÍA NUCLEAR

Protesta de Greenpeace en Cofrentes

La centra «continúa funcionando en condiciones estables y con todos los sistemas de seguridad disponibles».

Una de las activistas que ha 'tomado' la central.
Una veintena de activistas de Greenpeace se suben a una torre de la central de Cofrentes
EFE

La central nuclear de Cofrentes, en Valencia, ha puesto fin a la alerta de emergencia declarada esta madrugada una vez que han sido desalojados los activistas de Greenpeace, que han irrumpido en el interior de la misma para desarrollar una protesta y pedir el cierre de la misma.

Según ha informado Iberdrola en un comunicado, la planta ha funcionado «con absoluta normalidad durante la presencia de los intrusos, que únicamente han accedido a una de las torres de refrigeración, lejos de los edificios nucleares de la central».

La alerta se ha desactivado a las 17.30, una vez que las fuerzas de seguridad del Estado han desalojado a los activistas que a primera hora de esta mañana han irrumpido «de forma violenta en las instalaciones de la central nuclear de Cofrentes», han informado las mismas fuentes.

«Los activistas han permanecido controlados en una de las torres de refrigeración, sin que su actividad supusiese un riesgo para la operación de la instalación eléctrica, puesto que esta zona se encuentra distante de los edificios nucleares», han añadido.

En el momento de la irrupción, dos vigilantes de seguridad resultaron heridos leves por los activistas y otros dos presentaron contusiones. La Guardia Civil de Requena ha detenido a quince activistas de Greenpeace y a un fotógrafo independiente, según ha informado fuentes de esta organización ecologista.

La central nuclear de Cofrentes, que «ha seguido a lo largo de toda esta mañana los procedimientos reglamentarios establecidos para este tipo de situaciones», ratifica «su firme compromiso de operar de forma segura y fiable», según Iberdrola.

Etiquetas