Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

SUCESOS

Un hombre mata a su hijo de cuatro años y se suicida tras separarse de su mujer

El pequeño iba a dejar Denia para vivir en Barcelona con su madre, quien tiene su custodia.

Dos periodistas, en la puerta de entrada de la vivienda.
Un hombre mata a su hijo de cuatro años y se suicida tras separarse de su mujer
RUBéN FRANCéS/EFE

Un hombre, vecino de Denia (Alicante), mató ayer con un arma de fuego a su hijo de cuatro años y luego se suicidó, al parecer, y según fuentes próximas a la investigación, como consecuencia de un "trastorno mental" ya que el menor iba a residir próximamente junto a su madre, quien vive en Barcelona tras la separación del matrimonio.

El parricidio coincidió con los últimos días en los que el niño iba a residir con su padre, apuntaron fuentes próximas al entorno familiar. "Posiblemente no ha soportado el hecho de no poder ver a su hijo diariamente", añadieron.

En este sentido, desde el ámbito de la investigación se apuntó que el parricidio pudo tener lugar en un episodio de "desequilibrio mental" del padre, quien "no llevaba bien" -según el entorno familiar- el proceso de divorcio iniciado con su mujer.

El suceso se produjo el viernes por la noche en una vivienda de la avenida de Miguel Hernández, en el centro urbano de Denia, en la que residía el padre, de 35 años, y su hijo. Por causas aún no aclaradas, el hombre disparó contra su hijo y, posteriormente, se suicidó.

A pesar del ruido de las detonaciones, los vecinos de inmuebles colindantes indicaron que no escucharon los disparos y que tuvieron conocimiento de que "algo malo había ocurrido" cuando observaron la llegada de vehículos policiales y sanitarios.

Los cadáveres fueron encontrados por una de las dos hermanas del ahora fallecido, después de que esta, que fue quien alertó a los servicios de emergencia, decidiera acudir a la vivienda y entrar a la misma.

Cuando la convivencia se rompió entre los padres -ambos habían iniciado un proceso de divorcio-, la madre, de nacionalidad rusa, se marchó a Barcelona a trabajar, mientras que el padre permaneció en Denia residiendo junto al pequeño.

Al parecer, según las mismas fuentes, la madre tiene la custodia del pequeño, pero la pareja decidió que el niño se quedara inicialmente con el padre para "no interrumpir la vida cotidiana y el proceso escolar" del pequeño en el municipio alicantino. Precisamente, el pequeño iba a participar en la tarde de ayer en el festival navideño de su colegio, cuya comunidad escolar mostró su consternación por este parricidio.

Aficionado a la caza

Fuentes del centro educativo Alfa y Omega en el que el niño estudiaba afirmaron que el cuerpo docente está "deshecho", después de conocer el suceso a través de los medios de comunicación. "Estamos muy afectados por la muerte del pequeño", agregaron estas mismas fuentes, que eludieron hacer valoraciones sobre los progenitores del niño.

El padre del menor era aficionado a la caza y la practicaba con asiduidad. Este dato es ahora investigado por las fuerzas de seguridad para conocer si el arma utilizada era de su propiedad.

Con la muerte de este pequeño son ya 20 los fallecimientos de menores a manos de sus progenitores en lo que va de año. Se trata de la cifra más alta desde 2000, cuando se registró solo una muerte. En total, en esta década han fallecido por lo menos 68 menores.

Etiquetas