Despliega el menú
Nacional

TERRORISMO

Un DNI falso llevó a la detención del etarra de Belsfast

Fermín Vila Michelena trabajaba como ayudante de cocina en un restaurante argentino.

Vista de la entrada del centro comercial donde fue arrestado el presunto etarra.
Un DNI falso llevó a la detención del etarra de Belsfast
PAUL MCERLANE/EFE

El hallazgo en 2008 de un falso documento nacional de identidad a nombre de Amando Alonso, durante la requisa del domicilio de Francisco Javier López Peña, 'Thierry', en Burdeos, donde fue detenido con otros dirigentes del aparato político de ETA, habría desembocado en la detención el jueves en Belfast de Fermín Vila Michelena, huido en 2001 de una operación que desarticuló el comando Madrid.

Fuerzas de la seguridad del Estado informaban de que, tras el hallazgo del DNI, comenzaron un rastreo internacional que dio resultado cuando Amando Alonso fue identificado como el residente en Belfast que hace un año empezó a trabajar como lavaplatos y pinche del restaurante argentino La Boca, donde hacía ahora las funciones de ayudante de cocina.

Una buena persona, decía de él ayer su jefe, el hispano-portugués Humberto, que fue el primer sorprendido cuando la policía norirlandesa se presentó en el local a la hora del cierre para llevarse algunas pertenencias de Alonso.

La policía norirlandesa, que se coordinó con la Policía Nacional y la Guardia Civil para detenerlo, le aplicó la ley antiterrorista, que permite requisar su domicilio.

Interior incluyó a Vila en listas de los terroristas más buscados poco después de su huida. Su historial se remonta a 1989, cuando fue detenido por ataques a bienes franceses. Se le asocia con la estructura Ekin, aparato político de ETA, y con comandos, en particular con el que en Madrid perpetró cuatro atentados con coches bomba.

En Irlanda del Norte, donde hay un notable movimiento de personas de origen vasco, ha habido hasta la fecha dos detenciones relacionadas con ETA, la de Iñaki De Juana y la de Arturo Villanueva.

Encierro de ediles de ANV

Por otro lado, los tres ediles de la ilegalizada ANV en Berriozar, cerca de Pamplona, se encerraron ayer en el ayuntamiento como medida de protesta por su procesamiento en la Audiencia Nacional por un delito de enaltecimiento del terrorismo, por el que serán juzgados el 13 de julio y para los que la Fiscalía pide un año y medio de cárcel y diez de inhabilitación.

Los ediles están acusados de exhibir una pancarta en la que pedía el acercamiento de los presos de ETA durante el chupinazo de las fiestas de la localidad. Al encierro se han sumado un grupo de personas que tenían pensado salir a lo largo del día para asistir a una manifestación en su apoyo.

Etiquetas