Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

INTERIOR

Sindicatos de Policía y Guardia Civil plantan al Gobierno en su homenaje a los agentes muertos en 2008 

El presidente, Rubalcaba y Chacón entregaron placas de reconocimiento a familiares de ocho guardias civiles y cinco policías.

- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (c), junto a la ministra de Defensa, Carme Chacón (i), y el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, saludan a la viuda y el hijo de una víctima
Sindicatos de Policía y Guardia Civil plantan al Gobierno en su homenaje a los agentes muertos en 2008 
EFE

Tres sindicatos de la Policía y dos asociaciones de la Guardia Civil dieron plantón al Gobierno en el acto convocado en el Palacio de la Moncloa en homenaje a los agentes de ambos cuerpos fallecidos en acto de servicio durante 2008. "Rechazamos que se utilice nuestra muerte en actos de liturgia política, cuando en la práctica somos despreciados", aseveran los sindicatos. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por su parte, aprovechó el acto de homenaje para prometer "mejores recursos materiales" y "medios humanos mejor formados" para Policía y Guardia Civil.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) la Unión Federal de Policía (UFP) el Sindicato Profesional de Policía (SPP) junto co la Asociación Unificada de la Guardias Civiles (AUGC) y la Unión de Guardias Civiles (UGC) emitieron hoy un comunicado conjunto en el que aclararon que todo acto de reconocimiento a los miembros de las Fuerzas de Seguridad es "bienvenido", pero que este tipo de ceremonias deberían guardar correlación con un verdadero "apoyo" a la tarea profesional del colectivo. La Confederación Española de Policía (CEP) sí acudió al acto pese al "malestar" hacia el Gobierno.

En este sentido, y siguiendo con las reivindicaciones realizadas durante los últimos meses, los sindicatos reclamaron mejoras en las garantías jurídicas, en los salrios o en la jornada laboral de los trabajores de las Fuerzas de Seguridad. "Rechazamos que se utilice nuestra muerte en actos de liturgia política y en presencia de los medios de comunicación, cuando en la práctica somos despreciados", señalaron en el comunicado, en el que también critican que los agentes "nunca reciben el apoyo del Gobierno cuando piden el indulto por la desproporción de la pena".

Tras reprobar la carencia de medidas de protección que sufren los agentes, quienes "siguen pagando de su bolsillo los guantes anticorte o los chalecos antitrauma". "Prefiriríamos que con la dotación de estos medios materiales se pusiera en evidencia el apoyo del Gobierno a nuestro trabajo, porque hacerlo en actos institucionales y ante los medios de comunicación más parece buscar un resultado distinto al que se pregona", concluye el comunicado, en el que se anuncia que ninguna de las tres sindicatos policiales ni las dos asociaciones mayoritarias de la Guardia Civil acudirían al acto.

Promesas del Gobierno

En dicho homenaje, Zapatero presidió en los jardines de Moncloa un homenaje a los ocho guardias civiles y los cinco policías muertos en acto de servicio en 2008. El acto se celebró por segunda vez desde que un Consejo de Ministros en diciembre de 2007 instaurar el 'Día del homenaje a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado en acto de servicio'. El presidente del Gobierno transmitió la "gratitud" del Ejecutivo, las altas instituciones del Estado y los ciudadanos a los que "lo entregaron todo en el cumplimiento" de un deber "tan socialmente valioso como es preservar la convivencia y hacer posible el ejercicio de los derechos de todos".

"Tenemos en alta estima lo que hacéis y somos sensibles a vuestras necesidades", aseguró Zapatero, que añadió que los agentes de ambos cuerpos seguirán "teniendo el respaldo que necesitáis para poder desempeñar vuestras funciones cada día con mejores recursos materiales, con unos medios humanos cada vez mejor formados y en número suficiente, en las condiciones laborales adecuadas". "Este es el compromiso del Gobierno que presido", garantizó, insistiendo en que "en una ocasión tan especial ninguna palabra debe decirse en vano". "Quienes tanto nos dieron no merecen nuestro olvido. Recordémosles siempre, honrémosles siempre", remachó.

En el acto, en el que compañeros de los fallecidos depositaron una corona de laurel en su honor, también tomó la palabra el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien resaltó que los fallecidos "murieron cumpliendo con su deber y eso es lo que seguramente les gustaría que hoy dijéramos, que se comportaron con honor". El ministro dedicó también unas palabras a María Victoria, la viuda del guardia civil Juan Manuel Piñuel asesinado por ETA el 14 de mayo en Legutiano (lava) y presente en el acto, de la que destacó su "fortaleza y entereza de ánimo". "La memoria, si no el remedio, es el mejor paliativo para la ausencia", concluyó Rubalcaba.

Etiquetas