Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

SEGURIDAD

Ser 'mal padre' por el bien de los hijos

El 70% de los niños nunca van solos al colegio. Un estudio apoya la teoría de Skenazy sobre la dependencia de los menores respecto de los progenitores.

Deja usted que su hijo vaya solo al colegio? La respuesta debe ser no en siete de cada diez casos, según los resultados de un estudio presentado recientemente en Madrid, cuyas conclusiones llevan a preguntarse si la sobreprotección de los padres hacia los niños les beneficia o les perjudica.

Lenore Skenazy lo tiene claro. Fundadora del movimiento Free-Range kids (Hijos en libertad), ha criticado esta semana en España que a los niños no se les permita "salir al mundo" por miedo.

 

"Hay que enseñar a los hijos a salir al mundo y, cuando saben, soltarles, dejarlos libres, como hicieron nuestros padres con nosotros", aconsejaba Skenazy en un foro sobre la seguridad vial y los niños organizado por la iniciativa social de Audi, Attitudes. Claro que esta mujer está considerada "la peor madre de América" tras decidir hace un año y medio dejar que su hijo Izzy, de nueve, fuera solo al colegio en metro en Nueva York.

 

El "experimento" provocó una dura polémica entre defensores y detractores, lo que llevó a Skenazy a crear un movimiento para recuperar la libertad de la que disfrutaban los niños hace décadas para moverse por sus ciudades.

 

"Cuando era niña, la mayoría de los niños iban solos al colegio. En una sola generación hemos perdido la libertad para los niños", explica la madre de Izzy, que recuerda que en su país solo el 10% de los escolares no son acompañados a clase, porcentaje que en España se sitúa en el 30.

Un estudio presentado en las jornadas de Attitudes pone de manifiesto que el 70% de los niños españoles nunca van solos al colegio y apoya la teoría de Skenazy sobre la dependencia de los menores respecto de los padres, lo que entorpece el aprendizaje de la autonomía vial y de su desarrollo psicomotor y psicosocial.

 

Los niños de entre ocho y 12 años tienen una capacidad teórica para moverse solos por su localidad, pero, en la práctica, los padres no favorecen esta capacidad de autonomía. La edad media en la que los niños comienzan a ir solos al colegio en España es a los 9,4 años y no lo hacen antes por cuestiones de seguridad, por la tranquilidad de los padres y por la distancia.

 

El tamaño de la ciudad es determinante en los hábitos de los niños y mientras que en municipios pequeños es común que jueguen en la calle, vayan en bici o a casa de sus abuelos, en las grandes ciudades predominan las actividades extraescolares cerca del domicilio.

Etiquetas