Despliega el menú
Nacional

PRECAMPAÑA ELECTORAL

Sarkozy y Merkel desean "de corazón" éxito a Mariano Rajoy en las elecciones

Rajoy proclama que quiere opinar "de inmigración" y "de economía" en Europa cuando terminen estos cuatro años de "estancamiento".

El líder del PP, Mariano Rajoy, se dio un baño de multitudes en una convención de la UMP, el partido de Nicolas Sarkozy, en París, donde el primer ministro francés, Franois Fillon, le deseó la victoria en las urnas el 9 de marzo. Allí el presidente de los populares consideró que los "vientos de cambio" que soplaron en Francia en las elecciones presidenciales "soplan por fin en España" y se mostró convencido de su victoria. Además, puso especial acento en su labor europeísta, porque quiere opinar "de inmigración" y "de economía" una vez que terminen estos cuatro años de "estancamiento".

"Quiero decirte, querido Mariano, que nuestros mejores deseos te acompañan para las elecciones legislativas del mes de marzo", afirmó Fillon en el acto de la UMP antes de ceder el micrófono al líder del PP. Rajoy comenzó su intervención con un alegato resaltando la importancia de los "valores" y apostando por una Europa "fuerte y segura", pero dejó claro que no había viajado a París sólo para remarcar su europeísmo ante los dirigentes de la UMP, sino también para darles un adelanto de lo que le dirá a los españoles en las próximas semanas.

"Mi gobierno se ocupará de los problemas reales de los españoles", proclamó Rajoy, que prometió a los franceses un gobierno "con destino conocido y rumbo fijo" que "huya de la improvisación y de la frivolidad" y dé "confianza a los españoles". "Yo voy a trabajar porque Europa sea cada vez más Europa y quiero opinar de los asuntos, de inmigración y quiero opinar de economía, porque España, cuando gobernaba el PP, demostró que sabía hacer reformas económicas y que fue capaz de dar un gran salto adelante", sentenció, reiterando que pondrá en marcha un amplio programa de reformas económicas.

Además, recordó que hace un año, antes de que Sarkozy fuera elegido presidente, Francia vivió "una experiencia política tan intensa" que removió no sólo los cimientos de la sociedad gala, sino que muchos españoles lo vivieron como anticipo de lo que España reclama "con semejante anhelo". "De Francia soplaron entonces vientos de cambio que, como una tramontana refrescantes, ya soplan por fin en España", remachó con lirismo el líder del PP, que señaló como uno de sus mensajes a los españoles el "orgullo" que siente de pertenecer a una de las naciones más antiguas del mundo. 

La profundidad de Europa

"Voy a decirles que, frente al relativismo de algunos, vamos a trabajar por una sociedad que se fundamente cada vez más en valores y principios", destacó Rajoy. En el capítulo dedicado a repasar la situación europea, el líder del PP recordó que Europa ha vivido tiempos de "indefinición de liderazgo" que llevaron al bloqueo institucional, pero que, con el esfuerzo de "aquellos que abominaron del inmovilismo y del conformismo" Europa supo retomar la senda de las reformas y concluir con éxito un nuevo tratado, en un claro guiño a Sarkozy y su idea de un 'minitratado' europeo.

En este sentido, Rajoy señaló que se ha comprometido ante los españoles a ratificar el Tratado de Lisboa cuando sea presidente del Gobierno. Además, el líder del PP quiso cerrar su discurso con una referencia al general Charles de Gaulle presidente de la República entre 1958 a 1969: "Europa sin España carece de profundidad". "Por ello, la defensa de los valores en mi país supone también la defensa de los valores en una Europa que, más que nunca, necesita sentirse fuerte y segura de sí misma".

Etiquetas