Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

SALUD

Sanidad declara la guerra a la sal y la hipertensión

El ministerio elabora un plan junto con la industria, las autonomías y los hostelerosEl objetivo es luchar contra la hipertensión, que afecta a uno de cada tres españoles.

El Ministerio de Sanidad ha elaborado un plan, en colaboración con la industria alimentaria y de la distribución (marcas blancas), para reducir el contenido en sal de un 20% en los próximos cuatro años, como una de las medidas más efectivas para luchar contra la hipertensión arterial. Así, se pretende una reducción anual del 5% durante el periodo 2010-2014 en productos elaborados, como embutidos, bollería y lácteos.

La hipertensión afecta en España a 10 millones de personas, el 35% de la población, porcentaje que se eleva hasta el 68% en mayores de 65 años. Según los estudios realizados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), la disminución en el consumo diario de sal de 9,8 gramos por persona a 5 gramos, cifra considerada como idónea por la OMS, podría evitar cada año 20.000 accidentes cardiovasculares y 30.000 eventos cardíacos.

Para lograr estos objetivos, Sanidad ultima una serie de acuerdos con la industria para la reducción del contenido de sal en los productos elaborados. Están en marcha ya iniciativas con el sector de la restauración y se trabaja también con las CC. AA. para aplicar estas medidas en los comedores escolares.

Asimismo, se desarrollará una campaña de información a los ciudadanos bajo el lema 'Menos sal es más salud', con la distribución de folletos, inserciones en prensa e información en la web de la Aesan. Los españoles ingerimos al día una media de 9,8 gramos de sal por persona, casi el doble de los que la OMS considera recomendable. Estos datos han sido obtenidos por el primer estudio científico que se ha realizado en España en este campo, en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid (Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia).

Para ello se analizó la orina durante 24 horas en un universo de 406 personas entre 18 y 60 años, seleccionados en 15 provincias españolas (entre ellas, Zaragoza), en zonas urbanas y rurales.

Asimismo, se analizaron, en un estudio realizado junto en colaboración con la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), más de 1.200 muestras de las diferentes categorías de alimentos que componen la dieta habitual para conocer su contenido en sal. El resultado es que solo el 20% es añadida por el consumidor. El 75% es lo que se conoce como 'sal oculta', y está en los alimentos procesados o consumidos fuera del hogar. Por ello es importante el acuerdo con la industria para rebajas su contenido en los alimentos procesados.

Por poner un ejemplo de los logros que se pueden alcanzar, con el sector de la panadería se ha conseguido en cuatro años superar los objetivos previstos, al lograr una reducción de la sal en un 26,4%. Se trata de un éxito importante, dada la importancia que tiene el pan para la dieta diaria y su alto aporte de sodio. Esta iniciativa, además, se ha hecho sin que la población perciba dicha reducción en el paladar.

Etiquetas