Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TERRORISMO

Rubalcaba: "Eso de las treguas se acabó"

El vicepresidente primero se anticipa, escéptico, al comunicado que, según Batasuna, hará ETA de forma inminente.

Alfredo Pérez Rubalcaba y Francisco Caamaño, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
Rubalcaba: "Eso de las treguas se acabó"
A. DíAZ/EFE

El Gobierno no es en absoluto ajeno a los "rumores" que apuntan a un próximo comunicado en el que ETA dará un paso en la dirección anunciada por Batasuna, es decir, hacia un alto el fuego "unilateral, permanente y verificable". Los ha "oído", según remarcó con cierta intención el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y se mantiene atento a los movimientos que pueden producirse en el entorno de la banda terrorista, pero de momento no mueve una ceja. No lo hará en tanto los amagos no se traduzcan en "hechos". Y aun en el supuesto de que la organización criminal hable, el Ejecutivo, mantendrá la cautela. "He dicho claro que eso de las treguas se acabó -recordó el titular del Interior-; que ya no vale".

No es la primera vez que Batasuna alimenta la idea de que esta vez sí la banda terrorista dará un paso definitivo hacia el fin de la violencia.

Pero cada vez que, en los últimos tres meses, ha intentado preparar el terreno para un supuesto cambio de tendencia, ha errado. Ninguno de los comunicados publicados hasta la fecha se ha acercado a las expectativas generadas por los dirigentes de la formación ilegalizada y todos ellos han sido considerados "insuficientes", no solo por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, sino por todas las fuerzas democráticas. Y, aun así, tanto Rufi Etxeberria -que el jueves fue entrevistado en Radio Euskadi-, como Joseba Permach y Joseba Álvarez -que ayer mismo publicaron un artículo en 'Gara' al respecto- mantienen vivas sus esperanzas.

Gestos del Gobierno

Los representantes de la llamada izquierda abertzale pretenden que el Ejecutivo haga también algún gesto. En el comentario en su diario afín, Álvarez y Permach se embarcan en un ejercicio de autocrítica por el modo en el que se gestionó la última tregua de ETA. Un alto el fuego que, reconocen, no supieron "aprovechar". Pero piden reciprocidad. "El resto de las partes también ha de reflexionar sobre cómo aporta su granito de arena para que el camino siga adelante", añaden.

La respuesta inducida de Pérez Rubalcaba, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, fue rocosa. Recordó que durante muchos años las fuerzas democráticas manejaban un escenario para el fin del terrorismo en el que la declaración de una tregua resultaba determinante. Pero esa idea, surgida de los acuerdos de Ajuria Enea de 1988, dijo, voló por los aires tras el fallido proceso de paz de la pasada legislatura. "Ya no es así, ya no vale; ahora el Estado espera que la violencia acabe", dijo. Una posición en la que socialistas y populares se dan la mano.

Posición unánime

Batasuna pretende, aun así, que el PSOE mantiene esa postura por la presión del primer partido de la oposición y no por convicción propia. Y, en esa línea, el presidente del Partido Popular en el País Vasco, Antonio Basagoiti, alegó el jueves por la noche, durante la cena navideña de su formación en Guipúzcoa, que su partido es el único que defiende el fin "decente" de ETA. "Siempre que alguien ha pensado que ETA se ha vuelto buena, o que Arnaldo Otegi era un hombre de paz, o que no sé quién era menos malo de lo que se decía, se han equivocado y ello ha servido para que ETA siga atentando; por tanto, las cosas claritas", exigió durante su discurso.

El vicepresidente primero del Gobierno afirmó, no obstante, que la estrategia del Ejecutivo sigue siendo la misma y que los populares -con los que recientemente se ha pactado una amplia reforma de la ley electoral para tapar cualquier agujero por el que la ilegalizada Batasuna pudiera intentar colarse en las elecciones municipales y autonómicas del próximo año a través de formaciones supuestamente blancas- están perfectamente informados de ello. "No sé cuántas veces he hablado esta semana con el PP de política antiterrorista, pero han sido varias", dijo Alfredo Pérez Rubalcaba para reiterar que la tregua no basta.

También la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, se pronunció ayer sobre los vaticinios de Batasuna. Y se sumó a la misma idea. Así, subrayó que lo único que puede hacer ya la organización terrorista es abandonar su actividad criminal y que lo que se espera de la ilegalizada Batasuna es la "condena de la historia absoluta del terror". "Todo lo demás -sentenció- es un tongo".

Etiquetas