Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TRIBUNALES

Rebajan una condena de violencia de género porque nadie presenció la agresión

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha rebajado una condena por varios delitos de violencia de género debido a que no hubo testigos de algunas de las agresiones, de forma que solo se pudo contar con el testimonio de la víctima.

El fallo estima así un recurso del condenado contra una sentencia anterior del Juzgado de lo Penal número 5 de Santander que le imponía penas que sumaban cuatro años por varios delitos de violencia de género en su modalidad de maltrato habitual.

La sentencia inicial describía como hechos probados un forcejeo, varios golpes y empujones durante los meses que duró la relación. También recoge otra agresión en Beranga, que sí contó con un testigo presencial, por lo que este delito sí implica condena.

Pero en las demás agresiones, la audiencia entiende que no se puede basar en uno de los testimonios aportados, el de una amiga de la víctima, que presenció varios insultos o cómo el acusado se presentó un día con un cuchillo en la casa sin llegar a agredirla. La testigo también vio los efectos de las agresiones, como lesiones en el ojo, pero no cómo se produjeron.

El fallo sostiene que no se puede utilizar el relato de las agresiones hecho por la propia víctima, ya que no existen elementos que lo corroboren como, además de testigos, la existencia de partes médicos con las lesiones, informes periciales o contactos con asociaciones de ayuda a mujeres maltratadas. En cambio, un testigo vio la agresión de Beranga y cómo el acusado pegaba puñetazos a su pareja en la vía pública.

En consecuencia, la Audiencia de Cantabria absuelve al acusado de uno de dos de los delitos y aplica la atenuante de reparación del daño por el abono de una indemnización económica. Así que finalmente la sentencia se queda en dos años y 16 meses de prisión.

Etiquetas