Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

AUTONOMÍAS

Rajoy reprocha a Zapatero que excluya a los barones del PP en sus reuniones con presidentes autonómicos

Los 'populares' acusan al presidente del Gobierno de volcarse en asuntos internos del partido y desatender los intereses generales.

La trifulca interna que vive el PSOE a cuenta de la financiación autonómica dio un pequeño balón de oxígeno a Mariano Rajoy; un argumento para morder a José Luis Rodríguez Zapatero en el primer cara a cara parlamentario de la legislatura. El líder de la oposición acusó al jefe del Ejecutivo de utilizar su cargo para resolver conflictos de partido y desatender en cambo los intereses de todos los españoles. Tenía un elemento al que agarrarse: la cena que esta misma noche celebrará en La Moncloa con Solbes y los presidentes socialistas de comunidades autónomas.

"La pregunta que le hago -espetó Rajoy- es por qué no ha recibido usted a los presidentes de las comunidades autónomas gobernadas por otros partidos, que quieren también hablar de la financiación, del agua y de otros problemas reales". La queja no iba sólo por la decisión del presidente de llamar a rebato a los suyos para evitar cruces de declaraciones públicas. También tenía que ver con la visita del 'lehendakari' en plena efervescencia preelectoral en el País Vasco.

"Da la sensación -insistió- de que hay que presentar un plan soberanista o pertenecer al PSOE para ser atendido y eso, como es natural, no me parece de recibo". Zapatero replicó que su capacidad de diálogo con los líderes autonómicos de "todos los colores políticos" quedó suficientemente acreditada durante la legislatura pasada, en la que celebró 64 reuniones con gobernantes de las distintas comunidades. Y avanzó que el siguiente al que recibirá será el presidente de Castilla y León, el 'popular' Juan José Lucas. "Comparto con usted que la financiación exige el máximo consenso, pero permítame que empiece por las propias filas para, desde ahí, lograr un acuerdo".

La réplica no vino de Rajoy, que ya había agotado su turno, sino de la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, quien conminó al jefe del Ejecutivo a convocar a sus correligionarios en la sede del partido, en la calle Ferraz, si lo que quiere es exclusivamente garantizarse la unidad interna. Fuentes del Gobierno aducen que el encuentro tendrá lugar en la residencia privada del presidente y que, en sus inicios, había sido concebido para celebrar la victoria electoral.

Ruido y nueces

Zapatero, ya fuera del pleno, trató de quitar hierro no ya a la cuestión formal, sino a la de fondo. Pese a que las discrepancias entre el presidente de la 'Generalitat' de Cataluña, José Montilla, y los dirigentes de comunidades como Andalucía, Manuel Chaves, y Extremadura, Guillermo Fernández Vara, son más que evidentes, el secretario general del PSOE dijo que en este asunto "hay más ruido que nueces".

El Gobierno sostiene que la reunión del pasado martes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera fue muy halagüeña. Aún así, Zapatero admitió que el acuerdo "llevará tiempo y esfuerzo". La prueba es que, apenas unas horas antes de su cita en La Moncloa, Montilla ya calificó de injusta en el Parlamento de Cataluña la premisa de que el Estado se reserve, en todo caso, el 50% del gasto. Un decisión de la que Zapatero dejó claro que no piensa apearse. "Eso es compatible -zanjó- con la suficiencia financiera de las comunidades autónomas".

Etiquetas