Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PARTIDOS

Rajoy mantiene la incógnita sobre el candidato del PP a las elecciones europeas

Algunos dirigentes creen que el líder está molesto con Mayor Oreja y prevén su relevo, pero otros afirman lo contrario.

La permanencia de Jaime Mayor Oreja al frente del grupo popular español en el Parlamento Europeo está en entredicho. Confirmados los candidatos a las elecciones gallegas y vascas, Mariano Rajoy mantiene la incógnita del dirigente que encabezará la lista del PP al Parlamento Europeo. Ante el mutismo del líder, los dirigentes de su entorno discrepan sobre sus planes.

Algunos dirigentes que dan por hecho el relevo, afirman que Rajoy está molesto con el político vasco, culpan al ex ministro del Interior de la renuncia de María San Gil y creen que es preciso buscar otro dirigente que encabece la lista. Los detractores del europarlamentario le acusan de haber «jugado sucio» en la crisis que sufrió el PP vasco y dicen que Rajoy está muy dolido porque creen que «maniobró en la sombra» para provocar el conflicto que suscitó San Gil cuando dejó la ponencia política con el argumento de que la nueva dirección pretendía traicionar los principios del partido, lo que abocó a la organización a un congreso extraordinario.

Sin embargo, otros altos cargos defienden la continuidad del ex ministro del Interior al frente del grupo en la eurocámara.

«Mariano no quiere abrir ese melón ni relevar a Jaime porque sabe que detrás de él hay un sector del partido que hay que tener en cuenta», afirman estas fuentes que dan por pacificado el PP vasco y tienen claro que a Rajoy no le interesa volver a abrir la caja de los truenos. El propio presidente del PP dijo públicamente, el 24 de junio en el foro ABC, que Mayor Oreja «sería un magnífico candidato» para las elecciones europeas. Sin embargo, todavía no ha decidido cuándo confirmará la decisión formalmente.

Dirigentes de la confianza de Rajoy insisten en la misma idea, aseguran que el presidente 'popular' está decidido a conservar al ex ministro en su equipo y dicen que así se lo habría comunicado al interesado antes del congreso de Valencia de junio pasado. Pero las cosas han cambiado desde entonces. Del cónclave salió un líder más fortalecido y la posterior renovación del PP vasco se llevó por delante al sector crítico afín a San Gil y Mayor Oreja.

El comité de dirección que salió del congreso popular cuenta con la presencia del ex ministro del Interior aunque, por circunstancias diversas, sólo haya participado en una reunión de las tres que ya se han celebrado. Para encajar en el nuevo equipo, el político vasco tendrá que asumir que el PP de esta etapa ha relegado a un segundo plano el discurso antiterrorista y discrepa de sus planteamientos sobre las relaciones con los nacionalistas.

Miembros de este selecto grupo explican que en la nueva correlación de fuerzas de estos maitines renovados Mayor Oreja está aislado porque sostiene en solitario un discurso sobre la ofensiva nacionalista y la continuidad de la negociación del Gobierno con ETA que no coincide con el de la mayoría de la dirección.

Gallardón y Rosa Díez

Los partidarios de cambiar el cartel electoral para las elecciones europeas manejan candidatos alternativos como la eurodiputada Pilar del Castillo o el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. El primer edil madrileño se convertiría así en sucesor del líder 'in péctore' aunque continuase hasta final de su mandato en el ayuntamiento de la capital. Sin embargo, a pesar de que las encuestas siguen demostrando que es el político más valorado y que el PP ha empezado a aclamarle en sus actos internos como nunca antes había ocurrido, Ruiz-Gallardón mantiene una inusitada contención.

Esta prudencia no ha pasado desapercibida por sus adversarios internos en el partido en Madrid y se han visto sorprendidos por su reciente anuncio de que apoyará la candidatura de Esperanza Aguirre para repetir como presidenta en el congreso de Madrid. El cierre de filas de Ruiz-Gallardón -que secundó inmediatamente su mano derecha el concejal Manuel Cobo- cortó de raíz cualquier especulación sobre su posible candidatura.

Pero la primera preocupación de la dirección 'popular' ante las elecciones europeas no es la búsqueda del candidato sino acertar con el discurso y la estrategia para neutralizar al partido de Rosa Díez. «Las europeas son la ocasión propicia para que los votantes castiguen al Gobierno porque piensan que sale gratis y, en todo caso, son unas elecciones en las que se votan siglas sin tener en cuenta a los candidatos», afirma un experto electoral del PP que confía en que Unión Progreso y Democracia robe sufragios sobre todo al PSOE.

Para evitar perder apoyos de la derecha a costa de ganarlos en el centro, la dirección 'popular' ha empezado a elaborar un programa electoral que obligue a Rosa Díez a pronunciarse sobre cuestiones ideológicas en las que la ex militante socialista mantiene posiciones de izquierdas. Los 'populares' tratan así de evitar las fugas hacia UPyD de electores descontentos con el giro del PP que ha abandonado la confrontación con los socialistas y mantiene ahora posiciones más conciliadoras en sus relaciones con los nacionalistas. Mayor Oreja sería «un cortocircuito eficaz» para el discurso antinacionalista de Díez, según apuntan fuentes cercanas al portavoz del grupo parlamentario europeo.

Etiquetas